Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

UGT pide un impuesto a robots y grandes fortunas para financiar las pensiones

Pepe Álvarez comparece ante el Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados

Pepe Álvarez, líder de UGT, con la presidenta del Pacto de Toledo, Celia Villalobos.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha propuesto este miércoles en el Congreso que el presupuesto de la Seguridad Social para todas las pensiones contributivas se complemente con impuestos, lo que supone descartar indirectamente la sola financiación de las prestaciones viudedad con el presupuesto. Para lograr recursos, la iniciativa se completaría con un gravamen a las grandes fortunas, la eliminación de las bases máximas de cotización (también los topes a la pensión máxima) suprimir las subvenciones a la contratación y estudiar otro impuesto a las nuevas tecnologías que han destruido empleo.

En este sentido, ha explicado que en la actualidad "muchas gasolineras no tienen trabajadores, la banca ha perdido miles de puestos de trabajo por su acceso a Internet y estos elementos siempre habían tenido una compensación por la vía de la reducción de jornada", pero al no producirse se debería compensar por la vía de la financiación de la Seguridad Social.

El líder sindical ha propuesto el establecimiento de un sistema de financiación de la Seguridad Social complementario a las cotizaciones sociales a través de los impuestos, si bien se ha opuesto a financiar solo con impuestos las pensiones de viudedad, orfandad y a favor de las familias porque "son también contributivas".

"No hemos encontrado ninguna argumentación que indique la eficacia de que salga del sistema, pensamos que se arrinconan y se van dejando de lado", ha advertido Álvarez quien ha señalado que las mujeres llevan trabajando "gratis" desde el 8 de noviembre en relación al salario de los hombres.

Asimismo, ha dicho que UGT no se ha planteado un incremento de las cotizaciones, si bien ha abogado por destopar la pensión máxima, ya que el Gobierno ha decidido hacer lo propio con la base mínima. Tampoco contempla que se pudiese compatibilizar en su totalidad la pensión y el trabajo.

Otra de las propuestas pasa por extraer algunos costes de la estructura de la Seguridad Social que se financian con cuotas para que pasaran a formar parte de los gastos de la Administración. Igualmente, ha insistido en la necesidad de derogar la reforma laboral y eliminar el índice actual de revalorización de las pensiones, así como en aprobar el contrato relevo de los trabajadores a los 60 años.

Blindaje del Pacto de Toledo

Álvarez ha reclamado también que los acuerdos que se alcancen en el seno de dicha comisión no puedan ser cambiados posteriormente por mayorías parlamentarias. Por ello, ha pedido que se dé la "garantía" de que las medidas que se acuerden en el Pacto de Toledo duren al menos el tiempo que transcurra hasta la siguiente revisión del pacto por parte de la comisión, cada cinco años.

El líder sindical ve "insuficiente" la eliminación de reducciones de cotizaciones, liberar a las cotizaciones de la financiación de los gastos que no les correspondan y levantar los topes de cotización, ya que "subsistirá un déficit en la Seguridad Social por la insuficiencia de ingresos que no se podrá cerrar con cotizaciones ni a corto ni a largo plazo".

En este sentido, ha advertido de que a corto plazo las medidas propuestas no son suficientes para cerrar el déficit, y a largo plazo el volumen de pensiones crecerá "considerablemente" por la jubilación del 'baby boom'.

Por otra parte, Álvarez ha afirmado que, a pesar de la reunión mantenida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con los interlocutores sociales el pasado 24 de noviembre, el encuentro "no ha servido para considerar que ha empezado el diálogo social". "Nos parece que no es un buen camino empezar a tomar medidas unilaterales porque si hablamos de los destopes o de los aumentos de los topes mínimos, convendría hacerlo después de un proceso de diálogo social en el que todos pudiésemos aportar propuestas, analizar los elementos positivos y negativos que se podrían producir", ha apostillado.

En cualquier caso, ha afirmado que desde UGT quieren "diálogo" y "acuerdo" y se sentarán a negociar para alcanzar el mayor consenso posible.