Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA A JUAN JOSÉ BRUGERA / PRESIDENTE DEL CÍRCULO DE ECONOMÍA

“España se daba por muerta y ahora crece por encima de la UE”

“Le diré a Puigdemont que pacte y que no nos gustan las medidas unilaterales”, asegura

El presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera.
El presidente del Círculo de Economía, Juan José Brugera.

Juan José Brugera (Barcelona, 1946), presidente de la inmobiliaria Colonial, sucedió ayer al catedrático Antón Costas al frente del Círculo de Economía. Las prioridades del lobby, dice, son abordar el conflicto territorial, la fractura social y la competitividad empresarial en España y la crisis institucional en la Unión Europea. Y hacerlo, añade, con una voz “firme, equilibrada, multidisciplinar y equilibrada”.

Pregunta. En los últimos tres años los posicionamientos del Círculo de Economía han sido sobre todo políticos. ¿Se van a dedicar más a la economía?

Respuesta. La situación lo requería. El Círculo es una entidad viva y nuestras opiniones son acordes a la actualidad.

P. Esta ahora pasa por los Presupuestos que debe presentar el Gobierno. ¿Cuáles deben ser las prioridades?

Que un ciudadano de Madrid no tribute por Patrimonio y otro lo haga porque vive en Cataluña es un fraude al contribuyente

R. La reactivación económica debe seguir sin que el crecimiento baje del 2,8% prometido para seguir conteniendo el paro y cumplir con nuestros compromisos de nivel de deuda. El Gobierno ha pactado unos objetivos de déficit con Bruselas y no puede cumplirlos solo subiendo impuestos, sino que tiene que administrar mejor los recursos. De momento, ya han dado un apretón a las grandes empresas, que supone que la tasa efectiva del impuesto de Sociedades suba entre cuatro y diez puntos. Hay que pensar que estas compañías necesitan inversores de fuera para su accionariado o sus proyectos, que ven en estas decisiones inseguridad jurídica.

P. En su programa hace hincapié en la mejora de la competitividad. ¿Qué medidas son necesarias?

R. Además de la racionalización del gasto público, la competitividad viene del acceso al talento y a la tecnología del sector privado. Los gobiernos tienen que ir más allá de los ciclos electorales y tomar medidas a largo plazo, como incentivos fiscales o apoyos a la investigación.

P. Llevan seis años reclamando al Gobierno y a la Generalitat que se sienten a hablar. ¿Cómo ven el anuncio de un referéndum unilateral para 2017?

R. El presidente Costas ha sido muy claro: el límite es no salirse del pacto y de la legalidad. Nosotros queremos promover lugares de encuentro entre las dos partes para que alcancen acuerdos. Si estos se hacen con respeto a la legalidad y de forma consensuada, no tenemos nada que decir.

P. Usted irá a ver al presidente Carles Puigdemont. ¿Qué le dirá?

La empresa vive mal todo lo que sea inestabilidad por la percepción que el inversor puede tener de nosotros

R. Que procure pactar y que las cuestiones unilaterales no nos gustan. Pero también a la otra parte le diremos que hay que mejorar el autogobierno de Cataluña.

P. ¿Para el Círculo de Economía hay que empezar por reformar la financiación?

R. Hay que alcanzar un acuerdo para hacerlo. Algunas comunidades como Cataluña se sienten agraviadas por el déficit fiscal. Primero hay que informarse bien de la verdad, porque los números que se dan no siempre son completos. Pero sí hay agravios, por ejemplo en el terreno de las infraestructuras, que hay que afrontar, y para ello se requieren pactos.

P. ¿Tiene esperanzas en la llamada Operación diálogo del Gobierno central?

R. Parece que ahora pueden estar más necesitados a encontrarse, hay que ver si los hechos lo corroboran.

P. ¿Cómo vive el proceso soberanista la empresa?

R. Mal. Todo lo que suponga inestabilidad lo vive mal porque ve peligrar la marcha de la economía y la percepción que tiene el inversor de nosotros. No poder calcular rentabilidades futuras lleva a la no inversión, al decrecimiento y al empobrecimiento.

P. Pero durante estos años la inversión ha ido creciendo, también en Cataluña...

R. Sí, España está bien vista desde un punto de vista de dinámina empresarial. Este país se daba por muerto y ahora crece por encima de la media. Pero todo lo que afecte a esto no nos conviene.

P. En la presidencia de Costas han advertido de la fractura social, que sigue abriéndose.

Queremos contribuir al proyecto europeo asociándonos a entidades similares a la nuestra

R. La clase media está tocada y resentida, con razón. Hay que asegurar la igualdad de oportunidades y el empleo. Y hacerlo sin castigar a los que crecen, porque son quienes crean empleo. La desigualdad fiscal entre ciudadanos en España y en Europa es otro problema. Que un ciudadano de Madrid no pague el impuesto de Patrimonio y otro lo haga porque vive en Cataluña es un fraude al contribuyente.

P. ¿No sucede lo mismo con las sociedades que tributan en Irlanda?

R. Exactamente. Lo digo con contundencia. El proyecto europeo queda cojo sin unión fiscal.

P. Europa es precisamente el otro de los ejes de su programa, pero España se ha quedado sin asiento en el Banco Central Europeo y sin la presidencia del Eurogrupo. ¿Qué van a proponer?

R. Hemos perdido algo de relevancia dentro del núcleo de países grandes de la Unión Europea y hay que recuperarlo. Nosotros vamos a contribuir a ese proyecto, que ahora parece que se cuestione, con nuestra opinión y asociándonos a entidades similares a la nuestra de otros países de la UE para hacer sentir nuestra voz.

P. ¿Han empezado a contactar con esas asociaciones?

R. Sí, lo hemos hecho.

P. Cuando habla del cuestionamiento de la UE, ¿se refiere al auge de la extrema derecha?

Me he planteado la junta por la capacidad de aportar y la vocación de algunos socios

R. Tenemos que ver cómo evoluciona. Los países pequeños no ven en Europa una gran protección y vuelven a su estado. Yo no lo justifico, pero la Unión Europea debe darles garantías y seguridad que evitarían que el ciudadano se fuera a posiciones de extrema derecha.

P. Para esta nueva etapa, ¿ha optado por una junta continuista con la actual?

R. Hemos renovado casi la mitad de la junta: nueve de 20. Lo que sí es continuista es la línea que seguirá el Círculo de Economía de favorecer que nuestra voz sea escuchada. Pero no me he planteado esta junta desde ese punto de vista, sino por la capacidad de aportar y la vocación de algunos socios.

P. En el programa también consta que se propone la renovación generacional y la incorporación de más mujeres. Sin embargo, en su junta solo hay cuatro...

R. El Círculo debe ir renovando los socios. Y ya lo hace. Cada año entran unos 80 o 90. Insisto en que cuando me he planteado la junta directiva he pensado en gente con compromiso. Ha sido un sudoku importante porque ha tenido que salir gente que contribuía mucho y a la que le agradezco su labor. Pero he intentado que hubiera financieros, empresarios, gente de la universidad...