Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Estado se quedará definitivamente con las autopistas de peaje en quiebra

Fomento ve muy difícil un acuerdo con los bancos acreedores para rescatar las infraestructuras. La nacionalización puede costar más de 5.000 millones

Un conductor espera la apertura de la autopista de peaje en Lleida. JAVIER MARTÍN / EPV

El Estado tendrá que asumir las ocho autopistas de peaje que actualmente están en quiebra ante la dificultad de llegar a un acuerdo con los bancos acreedores para su rescate que pueda evitar la liquidación y el cierre al tráfico de las vías. Así lo ha reconocido el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien ha precisado que aunque están intentando negociar con los bancos “un acuerdo que facilite las cosas es muy difícil, porque muchas entidades han vendido su deuda".

"Las autopistas revertirán al Estado y el Estado decidirá cómo gestionarlas", indicó el ministro, quien garantizó que el principal objetivo es que las infraestructuras "sigan operativas y los ciudadanos puedan seguir utilizándolas", indicó De la Serna, en declaraciones a Los Desayunos de TVE.

No existe ninguna valoración oficial del importe que puede suponer la nacionalización de las autopistas en quiebra. La patronal de las grandes constructoras Seopán la cifró en 2015 en alrededor de 5.500 millones de euros, pero el importe final dependerá del momento en el que se aplique ese rescate. Además, Fomento defiende que el Estado puede recuperar e incluso ganar dinero con la recuperación de las autovías si el tráfico por las vías de peaje se recupera a lo largo del plazo de la concesión.

Los bancos que prestaron los fondos a las concesionarias que construyeron las autopistas acumulan una deuda de 3.400 millones de euros. Algunas de esas entidades, sobre todo las extranjeras, se han deshecho de sus pasivos vendiendo la deuda con un fuerte descuento (hasta del 70%) a los denominados fondos buitre, fondos de inversión fuertemente especulativos.

Las radiales R-3 y R-5 ya están en proceso de liquidación.

El actual ministro de Fomento anunció nada más desembarcar en el Ministerio que recuperaría el plan de rescate que intentó su antecesora en el cargo, Ana Pastor, y que preveía una quita sobre los créditos del 50% y el pago del resto en un plazo de 30 años mediante titulización, pero los acreedores no aceptaron el mismo.

Las concesionarias han provisionado ya sus pérdidas por los recursos propios invertidos en las vías, que financiaron en su mayor parte con los créditos de más de una veintena de bancos, que son los que actualmente tienen este pasivo en sus balances. 

Responsabilidad Patrimonial de la Administración 

La nacionalización de las autopistas es una consecuencia de la cláusula de la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA), por la que el Estado tiene que asumir una infraestructura en caso de quiebra, y abonar a las empresas concesionarias el importe de la inversión que aún no han recuperado.

Los nueve tramos de autopistas gestionados por ocho concesionarias en riesgo de liquidación son las radiales madrileñas 2, 3, 4 y 5 (consorcio Accesos de Madrid compuesto por Abertis, ACS, Sacyr y Bankia); la M-12 (Eje Aeropuerto de Barajas), la AP-41 (Madrid-Toledo), la AP-36, y  dos tramos de la AP-7,  la circunvalación de Alicante (Ciralsa), y la Cartagena-Vera (Aucosta).

Fomento defiende que se puede recuperar todo el dinero si se recupera el tráfico

Los tribunales están instando la liquidación de las concesionarias como ya ha ocurrido en el caso de las radiales R-3 y la R-5, aunque el Ministerio ha logrado una prórroga hasta julio de 2017 para evitar su cierre al tráfico.

Reacción del PSOE 

Las reacciones no se han hecho esperar. El grupo parlamentario socialista en el Congreso de los Diputados ha pedido la comparecencia del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para que explique "por qué los ciudadanos tienen que asumir la mala planificación de los Gobiernos del PP”, según ha señalado el portavoz socialista, Antonio Hernando.

En este sentido, ha recordado que "fueron gobiernos del PP los que tomaron la decisión de dar estas concesiones de las autopistas de peaje, los que calcularon el tráfico que iban a tener, los que dieron las concesiones a determinadas empresas y los que no han hecho nada, sabiendo desde 2012 las cosas iban mal para impedir que seamos todos los ciudadanos los que suframos las consecuencias". El grupo parlamentario de IU-Unidos Podemos también ha solicitado la comparecencia del ministro.

Por otra parte, el ministro de Fomento confirmó confirmó este lunes que ha dado instrucciones para que se estudie la fusión de Renfe y Adif, con el objetivo de que el sector ferroviario español gane competitividad y eficiencia de cara a la liberalización de 2020, tal y como adelantó EL PAÍS.

El tráfico de las vías de pago aumenta

El tráfico en las autopistas de peaje creció un 5,76 % en los diez primeros meses del año y alcanzó una media diaria de 18.762 vehículos, el mayor volumen que se registra en ese periodo desde 2011, según los últimos datos del Ministerio de Fomento.

Desde los máximos que se registraban en 2006, en plena expansión de la economía española, el tráfico de las autopistas de peaje españolas ha moderado su caída hasta el 23,4 %, muy por debajo de la brecha observada en los peores años de la crisis.

Sin tener en cuenta la caída que experimentó en abril de este año, el tráfico en las carreteras españolas de peaje se ha incrementado en los últimos 28 meses.

Más información