Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las agencias calificadoras advierten sobre la vulnerabilidad de México ante Trump

El panorama para el próximo año muestra incertidumbre y volatilidad para la economía mexicana

Un billete mexicano y uno estadounidense. Reuters

México debe ser prudente con su economía y tomar con cautela los movimientos de la administración del próximo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Esta es la opinión unánime de las agencias calificadoras sobre la situación del país de cara al 2017. La última en advertirlo ha sido Fitch Rating que este viernes ha rebajado la perspectiva de México de estable a negativa, una señal de que también podría rebajar su calificación crediticia en los próximos meses.

Tanto la situación interna del país como su relación con Estados Unidos están jugando en contra de las finanzas mexicanas. Fitch Rating señala que el triunfo de Trump en las elecciones aumenta la incertidumbre en los mercados mexicanos y la volatilidad de los precios de activos. Estos factores se mezclan con indicadores internos débiles y desembocan en poco crecimiento. La agencia pone el dedo en una de las amenazas del magnate: el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas inglés).

“Los intentos de renegociar el Tratado o inhibir la actividad de subcontratación por parte de EE UU hacia México podrían resultar perjudiciales para el sector mexicano de exportación manufacturera y afectar negativamente al empleo, la inversión (incluyendo la inversión extranjera directa) y el crecimiento económico del país”, dice el informe de la agencia. Hasta ahora el gobierno mexicano no ha dado señales de tener un plan de acción en torno a una renegociación del acuerdo que consigue que el 80% de las exportaciones lleguen a Estados Unidos.

La presidencia de Trump ha llegado en un mal momento para México. El consumo interno no consigue despegar y los precios del petróleo todavía no se recuperan lo suficiente de la estrepitosa caída de 2014. Fitch reconoce que el gobierno ha conseguido ajustar su presupuesto ante este escenario y que el crecimiento de los ingresos no petroleros han ayudado a aligerar el impacto en la finanzas públicas. La incertidumbre ante la Administración de Trump ya ha afectado al peso mexicano, que en los días siguientes a las elecciones de EE UU perdió el 10% de su valor. La volatilidad de la moneda se ha reflejado en la inflación de 3,3% en el mes noviembre, que ya se comienza a notar en la caída del consumo de los mexicanos.

La previsiones de crecimiento tanto de las instituciones internacionales como de las agencias calificadoras han sido reducidas significativamente. Moody’s bajó su pronóstico de crecimiento para México en 2017 del 2,5% al 1,9%. Fitch ha calculado que la deuda pública para el próximo año podría situarse en 47% del PIB. “El crecimiento ha tenido un desempeño más bajo que el de sus pares de calificación y la carga de deuda pública en general ha aumentado de forma constante en años recientes”, apunta la firma.

HR Ratings ha visualizado un panorama donde a causa de la política de EE UU la inversión extranjera directa disminuye significativamente. “Las posibilidades de una recesión sí caben en el escenario del próximo año, pero son las menos probables en nuestro pronóstico”, explicó Félix Boni, director de Análisis de la agencia calificadora. La firma apunta a que la inflación seguirá su ascenso ante una situación en que las tasas de interés aumentan. El Banco de México ha subido los tipos de interés en 200 puntos base, cinco veces en este año.

El Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero, creado en 2010 para supervisar las medidas financieras de México, ha escuchado lo que los analistas recomiendan y han resuelto apegarse a las medidas que las reformas de 2013 recomiendan. “El análisis del impacto de estos eventos sobre el sistema financiero muestra que las instituciones cuentan con niveles de capitalización y liquidez suficientes para absorber sin problemas las minusvalías generadas por el alza en las tasas de interés”, señala el comunicado de la institución presidida por el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.