Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sube los impuestos para recaudar 4.800 millones en 2017

El Gobierno aumenta el impuestos de sociedades, el tabaco y las bebidas alcohólicas. Con otros impuestos y medidas contra el fraude ingresará hasta 7.000 millones en total

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes un paquete de medidas tributarias para recaudar hasta 7.000 millones más en 2017. Entre ellas, destaca la subida del impuesto de sociedades y especiales sobre el tabaco y bebidas alcohólicas por 4.800 millones. Las empresas cargarán con la mayor subida tributaria. El Ejecutivo también creará un nuevo gravamen sobre los refrescos azucarados, que aportará unos 200 millones. Y una batería de medidas contra el fraude fiscal para arañar 2.000 millones más. Destaca la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros o un mayor control del IVA para las grandes empresas. Montoro avanzó que en 2017 subirá los impuestos medioambientales.

Rueda de prensa posterior al consejo de ministros, con el portavoz del gobierno, Inigo Mendez de Vigo, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, y el ministro de economia, Luis de Guindos.

El Consejo de Ministros ha aprobado el plan presupuestario que remitirá a la Comisión Europea para garantizar que cumplirá con su compromiso de déficit para el próximo año, cuando España deberá hacer un ajuste de alrededor de 16.000 millones de euros para reducir el déficit público al 3,1% del PIB.

Para afrontar este ajuste Rajoy aprobó ayer un paquete de medidas fiscales para ingresar hasta 7.000 millones más, solo un año después de que la reforma fiscal aprobada por el mismo Ejecutivo rebajara el tipo del impuesto de sociedades del 28% al 25% bajo el argumento de que las empresas tendrían más margen para crear empleo. Y después de que durante la pasada campaña electoral se comprometiera a bajar los impuestos. El Ejecutivo del PP consuma así un viraje de política fiscal una vez que ha alcanzado el Gobierno.

Entre la batería de medidas para conseguir este ajuste destacan las subidas del impuesto sobre sociedades y de los impuestos especiales sobre el tabaco, las bebidas alcohólicas de alta graduación —no afecta ni al vino ni a la cerveza, y un nuevo gravamen sobre los refrescos y bebidas azucaradas y carbonatadas con el que espera recaudar unos 4.800 millones de euros. El Gobierno del PP ha negociado estas medidas con los principales grupos políticos pero las ha sacado adelante gracias a un acuerdo con el PSOE para aprobar el techo de gasto.

El grueso de este aumento de la recaudación procederá del impuesto de sociedades, con el que espera ingresar 4.650 millones de euros más. El Ejecutivo no sube el tipo nominal, lo que hace es limitar las ventajas fiscales que tiene el impuesto y aprovecha para armonizarlo con los nuevos criterios de Bruselas. En este sentido, el Gobierno ha anunciado una limitación de la compensación de bases negativas de años anteriores, el establecimiento de nuevos límites sobre la doble imposición internacional. Y la no deducibilidad de las pérdidas de participaciones en entidades residentes y no residentes. "Queremos que el tipo efectivo del impuesto sobre sociedades se acerque al nominal. Con estos cambios nos iremos a recaudaciones del impuesto de en torno a 25.000 o 26.000 millones de euros", ha explicado Montoro, que reconoce que aún estos ingresos están lejos de lo que se recaudaba antes de la crisis financiera de 2008 cuando se cosechaba unos 44.000 millones por este tributo.

El titular de Hacienda también ha desgranado la subida de impuestos especiales sobre el tabaco y las bebidas alcohólicas de alta graduación con los que espera obtener unos 150 millones de euros más. Suben los impuestos al tabaco, tanto para cigarrillos (2,5%) como para picadura para liar (6%) y los impuestos especiales sobre el alcohol y bebidas alcohólicas subirán un 5% los productos intermedios del alcohol. Estas subidas fiscales se tramitarán como decreto ley y se publicará este sábado en el Boletín Oficial del Estado, por lo que su entrada en vigor será inminente.

El grueso procederá del impuesto de sociedades

Montoro también creará un nuevo gravamen sobre las bebidas azucaras, para arañar otros 200 millones más para las arcas públicas. Ha insistido que no tiene carácter recaudatorio. "Lo hacemos para que se desanime el consumo sobre otras alternativas bajas en azúcar. Esto va en un proyecto de ley".

Además, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado otras medidas que en total elevarán los ingresos públicos en 7.000 millones de euros más el próximo año, entre ellas se encuentran cerca de 2.000 millones de lucha contra el fraude fiscal y mejora de los controles del IVA y de la gestión de las deudas pendientes de cobro de la Agencia Tributaria, así como la limitación de los aplazamientos de pago que los contribuyentes solicitan al fisco. Entre estas iniciativas destaca la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros. El Gobierno del PP ya limitó en 2012 las transacciones en metálico superiores a 2.500 euros, ahora rebaja ese límite para restringir el dinero negro.

También destaca la puesta en marcha de un nuevos sistema de gestión del IVA. Obligará a unas 60.000 empresas a informar de forma automática, a través de una conexión informática con la Agencia Tributaria, de todas sus operaciones con IVA.

En el resto de medidas para aumentar los ingresos hasta 7.000 millones de euros está la prórroga para 2017 del Impuesto sobre el Patrimonio, que permitirá a las comunidades autónomas establecer un gravamen sobre las grandes rentas,  y la actualización de los valores catastrales en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Además, Montoro ha avanzado que durante el próximo año avanzará en establecer nuevos impuestos medioambientales para cumplir con las recomendaciones de Bruselas.

El techo de gasto del Estado se reduce un 4%

El Consejo de Ministros aprobó ayer oficialmente el reparto de los nuevos objetivos de déficit negociado con Bruselas. El Gobierno se reserva la mayor parte del ajuste presupuestario hasta 2019. Tendrá que reducir los números rojos del 2,2% del PIB este año al 0,3% cuatro años después. Las autonomías pasarán de un déficit del 0,7% del PIB en 2016 a un 0,6% en 2017 y tendrán que eliminar los números rojos en 2019.

La Seguridad Social es el organismo que más preocupa a las autoridades españolas. Dentro de cuatro años mantendrá una desviación presupuestaria de más de 10.000 millones, el equivalente a un punto del PIB.

El Gobierno aprobó también ayer el techo de gasto, la cifra sobre la que empiezan a construirse los Presupuestos del Estado de 2017. Este límite de gasto no financiero se calcula en función de la ejecución presupuestaria del año anterior y se actualiza según la evolución de los ingresos. Así, el techo de gasto para el próximo año se reduce un 4% hasta los 118.337 millones de euros. De esta forma, se mantienen los recortes y ahorros acometidos por el Ejecutivo este año por unos 5.000 millones: 2.000 millones por los menores intereses de la deuda, otro tanto por el adelanto del cierre presupuestario a julio, y otros 1.000 millones por el acuerdo de no disponibilidad, que impide gastar una parte de lo presupuestado.

Más información