Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El impuesto sobre bebidas azucaradas recaudará 200 millones en 2017

Montoro señala que negociará con los grupos parlamentarios la estructura y el tipo del nuevo gravamen

Un trabajador en una fábrica de Coca Cola. AP

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció este viernes que el Estado recaudará en torno a 200 millones de euros en 2017 con  el nuevo impuesto que gravará las bebidas azucaradas y carbonatadas. El ministro no dio más detalles sobre el nuevo gravamen limitándose a señalar que “irá en la línea de otros países” que lo aplican, según señaló en la rueda de prensa al término del Consejo de Ministros.

Montoro indicó que se negociará como proyecto de ley con los grupos parlamentarios, aunque ha sido incluido en el plan presupuestario y gravará las bebidas con alto contenido en azúcar, afectando especialmente al sector de los refrescos, en línea con lo que hacen ya otros países como Reino Unido o como prevé aplicar Portugal, según el ministro. La tasa también afectará a bebidas bajas en calorías como la Coca Cola Zero y similares. 

La industria de refrescos se ha alzado contra este impuesto. La Asociación de Bebidas Refrescantes (Anfabra) ha manifestado su "total disconformidad" con este gravamen "injusto y discriminatorio" que impone un impuesto a un producto "por tener un ingrediente, pero no al ingrediente en sí".

Los fabricantes tachan de los impuestos sobre alimentos y bebidas son "regresivos", porque afectan a las clases con menos renta y "no son eficaces" para cambiar los hábitos de salud . La industria defiende su compromiso con la salud que les ha llevado a reducir el contenido en azúcar de las bebidas un 23% en los últimos 10 años.

Tabaco y alcohol

El Gobierno sí ha aprobado ya subidas en los impuestos al tabaco y al alcohol, con las que espera recaudar 350 millones adicionales.

En cuanto al impuesto sobre el tabaco, se adecuará el sistema actual de doble mínimo a las recomendaciones de la UE y se incrementará el tipo específico frente al 'ad valorem', al tiempo que se eleva el nivel mínimo de imposición: en el caso de los cigarrillos sube un 2,5% y para la picadura de liar, un 6,8%.

El impuesto al alcohol, por su parte, se incrementará un 5% para las bebidas de alta graduación --se quedan fuera la cerveza y el vino-- y afectará tanto a la imposición de la Península como de las Islas Canarias.

Más información