Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas españolas del AVE a La Meca pactan la finalización de la obra

El acuerdo alcanzado con Arabía Saudí amplía el plazo y reconoce los sobrecostes

El primer AVE Talgo fabricado para Arabia Saudí, conocido como el "AVE de los peregrinos".
El primer AVE Talgo fabricado para Arabia Saudí, conocido como el "AVE de los peregrinos". EFE

La docena de empresas españolas, públicas y privadas, que componen el consorcio encargado del AVE entre La Meca y Medina ultiman el acuerdo para repartirse el tramo final del proyecto tras el pacto alcanzado con las autoridades saudíes, con el que se ha logrado un plazo adicional de catorce meses para concluir la obra, hasta marzo de 2018, y se reconocen un sobrecoste de 150 millones de euros.

El consejo de administración del consorcio español, reunido este martes, ha analizado el acuerdo que ha permitido también limar las asperezas que había dentro del consorcio entre sus distintos integrantes, definiendo un reparto de las tareas con el que cumplirán los nuevos plazos de un proyecto de más de 6.500 millones de euros, que puede servir de plataforma para la industria y la construcción españolas.

El consorcio español que acomete este macroproyecto está compuesto por las empresas públicas dependientes del Ministerio de Fomento Ineco, Renfe y Adif, y las compañías privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo.

El grado de ejecución del proyecto en su conjunto se sitúa alrededor del 65%, aunque en el caso de la obra civil (instalación de las vías en la plataforma) se acerca al 85%, y se hubiera completado en el plazo original (finales de 2016 o comienzos de 2017) de no ser por los retrasos que acumulan los trabajos por la construcción de la plataforma de la línea, responsabilidad de un grupo de empresas chinas y árabes, como ha reconocido el operador ferroviario saudí SRO.

Una vez culminada la instalación de la vía, las empresas procederán a la electrificación, las comunicaciones y los sistemas de seguridad en los 450 kilómetros de la línea, y la construcción de las cinco estaciones. Además, incluye la explotación del corredor por parte de Renfe.

Talgo, socio del consorcio encargado de suministrar la treintena de trenes que circularán por el AVE, ha enviado ya ocho vehículos a Arabia Saudí y tiene otros diez listos para embarcar. Cuando esté finalizada la línea le tocará el turno a Renfe y Adif, que deben ser los protagonistas de la explotación y mantenimiento de la línea durante 12 años. Los primeros trayectos chárter deberán estar listos para diciembre de 2017.