Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cómo se tira la basura por el mundo?

En Italia el contenedor amarillo no es para el plástico: no todos los países reciclan de la misma manera

¿Quién decidió que fuera amarillo el contenedor para tirar los envases de plástico en España? No fue, desde luego, la misma persona que eligió el azul para los contenedores de esos mismos residuos en Italia. El código de colores de los cubos de la basura son solo una diferencia más en los métodos de reciclaje que adoptan los distintos países. Las peculiaridades son numerosas: desde la cuantía y naturaleza de las multas por separar mal los desechos hasta los horarios y días de recogida, pasando por diferentes tipos de bolsas para los residuos y etiquetados específicos.

En Singapur se paga caro tirar desperdicios a la calle: ensuciar las vías nos costará 1.350 euros y en ocasiones tendremos que llevar un cartel que nos identifique como "guarro". En Suecia y otros países nórdicos la basura se ha convertido en un bien más con el que comerciar: con ella se puede generar electricidad y calor, y como cualquier otra materia prima a veces escasea. En Japón, orden y pulcritud ante todo: lo que tiremos ha de estar limpio, doblado e identificado. Y en Bélgica, entre otros, hay que andarse con ojo con el calendario de recogida, ya que si no lo tenemos en cuenta nuestra basura se puede pudrir en las calles durante días.

Cada país recicla a su manera. Descubre cómo lo hacen doce naciones en esta infografía.