Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen recortará 30.000 empleos en Alemania, Argentina y Brasil en cinco años

El fabricante pacta con los sindicatos un plan para ahorrar 3.700 millones de euros tras el 'Dieselgate'

El logo de Volkswagen.

Más de un año después del estallido del escándalo de las emisiones, Volkswagen admite que para adaptarse a los nuevos tiempos debe recortar costes, eliminar puestos de trabajo y aumentar la productividad. La marca ha anunciado el viernes un plan de ahorro que incluye la supresión de 30.000 empleos hasta 2020. De estos, 23.000 están en Alemania y los 7.000 restantes se distribuyen entre Argentina y Brasil, principalmente, aunque también podría haber impacto en Norteamérica.

El plan ha sido pactado con los sindicatos, que han logrado preservar la plantilla de la empresa. Los recortes se harán a través de amortizaciones de puestos de trabajo, jubilaciones anticipadas y reducción del trabajo temporal.

“Nuestros empleados en Alemania no deben preocuparse por sus puestos de trabajo. Lo siento por los afectados, pero la situación del mercado nos deja poco margen de maniobra”, ha asegurado Herbert Diess, el presidente de la marca Volkswagen, en una comparecencia con el resto de la cúpula de la empresa en Wolfsburgo, la ciudad del centro de Alemania donde Volkswagen tiene su cuartel general. 

Los sindicatos han logrado el compromiso de que no habrá despidos al menos hasta 2025 en un plan de recortes que se centrará en las plantas del norte de Alemania. La compañía prevé además contratar a 9.000 personas en nuevas áreas de trabajo. El grupo, que además de la marca Volkswagen engloba otras 11, emplea en todo el mundo a unas 600.000 personas, de las que algo menos de la mitad están en Alemania.

El plan con el que el gigante de la automoción pretende ahorrar 3.700 millones de euros responde, según han argumentado sus directivos, a los cambios que ha experimentado el mercado. “La marca Volkswagen no gana suficiente dinero”, ha dicho Diess. La empresa confía en aumentar la productividad de sus plantas y avanzar en la transformación hacia una empresa centrada en la digitalización y la movilidad eléctrica.

El presidente del grupo Volkswagen, Matthias Müller, ya había anunciado el pasado mes de junio lo que llamó “el mayor cambio de procesos en la historia de la compañía”. El plan incluía la producción de más de 30 nuevos modelos de coches eléctricos hasta 2025, un sector por el que hasta entonces no había apostado la empresa alemana.

La decisión se produce tras la crisis de las emisiones, que ha lastrado las cuentas y la reputación del fabricante. Las reparaciones derivadas del escándalo y las posibles sanciones ha sido cifradas en unos 18.200 millones de euros. El Dieselgate afectó a 11 millones de vehículos diésel en todo el mundo. Volkswagen acordó desembolsar 16.500 millones para resolver las cuestiones pendientes con los modelos de dos cilindros, pero quedan pendientes otros modelos.

La planta navarra mantiene sus planes de crecimiento

Camilo S. Baquero

España sale indemne del plan de ajuste anunciado ayer por la marca alemana y que incluye la supresión de 30.000 puestos de trabajo en cinco años en varios países. Fuentes sindicales y de la compañía aseguraron que los recortes dentro de la compañía no tendrá ningún efecto a nivel laboral en la planta de Landaben (Pamplona), donde actualmente trabajan 4.500 personas.

En junio de este año, la marca aprovechó la celebración de los 50 años de la planta navarra para anunciar una inversión de 1.000 millones de euros en los próximos tres años. Este plan, explicaron fuentes de la empresa, no se modificará a pesar de los ajustes anunciados por la cúpula de la marca en Wolfsburgo.

La inversión prevé la producción de al menos dos nuevos coches hasta 2019. En Landaben ya se están haciendo modificaciones para comenzar, en la primavera del próximo año, con la fabricación del nuevo Polo, la sexta generación. Adicionalmente, a finales de 2018, debe llegar otro nuevo modelo, posiblemente un todoterreno. Ambos coches se fabricarán de manera simultánea y esto permitirá la contratación de unas 450 personas.

Eugenio Duque, responsable de CC OO en la planta navarra, recordó que “las ventas del Polo y su mercado están en auge” y que el compromiso del nuevo modelo abre “un escenario de inversiones que va a traer estabilidad y crecimiento del empleo”. 

Más información