Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda esboza un PIB mayor en 2017 para minimizar los recortes

Montoro confía en tener listo el presupuesto a principios de año

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a la ministra de la Presidencia  Soraya Sáenz de Santamaría. Ampliar foto
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto a la ministra de la Presidencia Soraya Sáenz de Santamaría. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, escenificó ayer el traspaso de las competencias de Administraciones Territoriales a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. El ministro vislumbra una legislatura complicada pero menos que la primera de Rajoy.

En una charla con periodistas explicó que el Gobierno planea revisar el cuadro macroeconómico —las proyecciones económicas sobre las que se asientan los presupuestos— para reflejar el mejor comportamiento de la economía, a raíz de los últimos datos de afiliación de la Seguridad Social. De esta forma, espera poder convencer a las autoridades comunitarias de que no será necesario abordar un nuevo ajuste de 5.500 millones para bajar el déficit público al 3,1% del PIB en 2017.

Montoro considera que si la economía crece con más brío de lo pronosticado hasta ahora (2,3% en 2017), la recaudación permitirá cosechar los recursos suficientes para hacer ese ajuste equivalente al 0,5% del PIB. Además, los gastos cíclicos como el desempleo seguirán reduciéndose. La fórmula que idea el Gobierno popular es simple: a más crecimiento, menor ajuste.

El ministro confía en este plan. Detalla que la recaudación del impuesto de sociedades está mejorando en el último tramo del año. La reciente reforma de los pagos fraccionados del impuesto va mejor de lo previsto. Las grandes empresas han adelantado 1.000 millones más de lo esperado en la retención de octubre. Y las pymes han anticipado un 20% más que el año anterior.

La cuestión es que Bruselas exige una reducción del déficit público estructural —ajeno al ciclo económico— del 0,5% anual y podría reclamar más reformas a España. El primer paso para que el Ejecutivo desarrolle su plan pasa por aprobar el techo de gasto —el tope de compromisos de la Administración del Estado que se calcula en relación a la marcha de los ingresos públicos—. Montoro planea sacarlo adelante dentro de un par de semanas una vez que lo haya acordado con la oposición. Antes deberá ratificar los nuevos objetivos de déficit público de 2016 y 2017 con las comunidades autónomas en el ámbito del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

A partir de ahí podrá comenzar a elaborar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017. Montoro asegura que quiere tenerlo acordado con las principales fuerzas políticas de la oposición para evitar que se los echen para atrás durante la tramitación parlamentaria. Así que no descarta que tenga que presentar los presupuestos a finales de enero o febrero del próximo año. Y a partir de ahí iniciar una tramitación exprés para que entren en vigor cuanto antes.

Más información