Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peso mexicano no quiere a Donald Trump

La divisa gana terreno frente al dólar estadounidense durante el debate presidencial en Estados Unidos

La fábrica de billetes mexicanos.
La fábrica de billetes mexicanos.

El peso mexicano se ha convertido en un termómetro para la campaña del candidato republicano, Donald Trump. La divisa consiguió la noche del miércoles ganar terreno ante el dólar estadounidense durante el tercer debate presidencial en EE UU. En el último minuto del encuentro entre Trump y la demócrata Hillary Clinton, el peso se cambiaba en 18,45 unidades por dólar, su nivel más bajo desde el 8 de septiembre, antes de que los tres debates presidenciales aumentaran la presión sobre la moneda mexicana.

La posibilidad de que el magnate neoyorquino gane las elecciones del próximo 8 de noviembre ha generado tanta tensión en el mercado de divisas que el valor del peso mexicano, en los últimos meses, se han inclinado según las posibilidades de éxito o fracaso del candidato republicano. Los indicadores de la noche del miércoles habrían sido una señal de una victoria para Clinton y un rotundo fracaso para Trump. La presión sobre el peso ha comenzado a descender pero no quedará resuelta hasta el 8 de noviembre.

En México existe el temor de que con el magnate como presidente, los tratados comerciales con EE UU fuesen revisados o —como ha sugerido Trump— anulados. El candidato republicano se ha pronunciado desde el primer día de la campaña contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) y ha acusado a México de robar las fuentes de trabajo para estadounidenses al convertirse en uno de los principales países con industria de manufactura. La amenaza de Trump comenzó a cimbrar al peso mexicano durante el verano y llegó a su punto más alto el mes pasado, cuando la moneda superó la línea de los 20 pesos por dólar.

El 11 de septiembre cuando Clinton puso en pausa su campaña por una neumonía, el peso cayó ante el dólar y obligó al Banco de México a acometer una nueva subida de tipos de interés, hasta el 4,75%. Las encuestas que muestran un avance del republicano también han incrementado la presión para la depreciación de la divisa. Al término de los tres debates, la moneda mexicana ha ganado terreno aunque el movimiento más significativo ocurrió la noche del miércoles. Trump insistió en el último debate en que la relación comercial con México deja en desventaja a EE UU.

El respiro para el peso mexicano ha sido breve. El jueves por la mañana, una vez que los mercados locales iniciaron operaciones, la moneda alcanzó los 18,90 pesos por dólar. La razón: los precios de referencia del petróleo descendieron significativamente. El valor de la moneda mexicana está constantemente sujeto al desarrollo de los mercados energéticos, así como a los indicadores de la economía estadounidense. La campaña en EE UU ha sido un factor más para una de las monedas emergentes más volátiles del mundo.