Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ikea abrirá dos tiendas ‘pop up’ en el Rastro de Madrid y el Born de Barcelona

La cadena sueca de decoración venderá artículos exclusivos de la tradición sueca en dos establecimientos que solo abrirán entre el 21 y el 30 de octubre

Aspecto que tendrá la tienda de Ikea del Rastro.

Ikea abrirá dos tiendas efímeras (pop up stores) en "el corazón" de Madrid y Barcelona como parte de las celebraciones del 20º aniversario de su llegada a España. Los dos establecimientos, que ya se están montando, estarán situados en dos barrios emblemáticos de las dos ciudades: en el entorno del Rastro, en Madrid, y en el barrio del Born, en Barcelona. Estarán abiertos entre el 21 y el 30 de octubre y sus estanterías ofrecerán un surtido "muy sueco", productos exclusivos que no están a la venta en ninguna otra tienda de la cadena sueca, según ha anunciado Antonella Pucarelli, directora general adjunta de Ikea Ibérica.

"Serán productos exclusivos que no pueden encontrarse en el resto de tiendas Ikea de España. Ni siquiera en las de otros países", ha explicado Pucarelli. "Es una selección de productos de decoración, principalmente", ha afirmado. No pondrán a la venta muebles muy voluminosos en esos espacios, (460 metros cuadrados en Madrid; 100 en Barcelona), por problemas logísticos, ha explicado la responsable de Ikea en España.

Una de las tiendas estará situada en la calle San Cayetano, que une la calle Embajadores con la de Ribera de Curtidores, a un paso de la plaza de Cascorro, en un barrio que los fines de semana se llena de vida gracias al Rastro. El otro estará situado en la calle Comerç, en el céntrico barrio del Born de Barcelona. "Hemos querido abrirlos en las zonas más emblemáticas de la ciudad pero que no fueran las zonas más comerciales, como podría ser la Gran Vía madrileña, sino que estuvieran en el corazón de la ciudad". La de Madrid estará abierta entre el 21 y el 30 de octubre y la de Barcelona entre el 21 y el 29 desde las 10.00 a las 21.00.

En estos establecimientos temporales no sólo se venderán esos artículos suecos. De hecho, la superficie está dividida en dos, una parte para la tienda y otra para organizar talleres de decoración, manualidades, personalización de muebles.

En su vigésimo aniversario en España -la primera tienda abrió en mayo de 1996 en Badalona, seguida en septiembre de ese año por la de Alcorcón (Madrid)- Ikea está empeñada en que la mayor parte de la población tenga una tienda a mano. Por ello se ha lanzado a la venta online que estará disponible en toda la península a finales de año, después de una experiencia piloto en los centros de Barakaldo y Valencia. Sin embargo, estas tiendas temporales no entran en ese afán de acercarse a más población colonizando el centro de las ciudades. Fuentes de la empresa sostienen que "se trata de una acción puntual y en ningún caso estas "tienditas" están pensadas ni diseñadas para ser una nueva línea dentro de la estrategia de expansión multicanal de la compañía".

Casas más pequeñas y con menos cosas

Los españoles emancipados de hoy viven en casas más pequeñas y con menos cosas que las de sus padres. Es una de las conclusiones que se extraen del estudio ¿Cómo han cambiado los hogares españoles? Un análisis del periodo 1995-2015, elaborado por un equipo de la Universidad Complutense de Madrid por encargo de Ikea para celebrar su 20º aniversario en España. Según el informe, la idea de "una casa para toda la vida" y "muebles para toda la vida" vigente en los 70 y los 80 empezó a dejar de estar vigente en lo 90, cuando los baby boomers, nacidos entre los 60 y los 70, comenzaron su andadura laboral. Justo en ese momento, mediados de los 90, Ikea llegó a España, por lo que la marca sueca pudo "cumplir deseos no satisfechos" en un país en el que la oferta de mobiliario, según el estudio era "cara, poco atractiva, poco práctica y antigua". 

Según el estudio, Ikea ha contribuido "en alguna medida, aunque sea poco" a la emancipación de los jóvenes -"incluso en un momento de apretarse el cinturón", durante la crisis, según ha afirmado Pucarelli- " y al ahorro de las familias por sus precios, al tiempo que ha ayudado a hacer de las casas espacios más modernos y prácticos. También ha influido en que nos involucremos más en la decoración, a que tengamos más criterio estético y, debido a los precios y al sistema de ventas, contribuyó a una mayor tasa de renovación de la decoración.

El estudio, que cuenta con análisis cualitativo y una encuesta a 2.009 personas de entre 22 y 64 años que viven solas, afirma que sólo el 21,5% de los encuestados afirma que la decoración de su casa es similar a la de sus padres, mientras que un 61,9% afirma tener menos objetos que sus padres. 

Ikea, por otro lado, nos ha convertido en montadores de muebles, algo impensable hace algunas décadas. "Para que los precios de los muebles puedan ser baratos, cada uno tiene que hacer su parte", ha bromeado Pucarelli.

Más información