Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída de la libra tras el ‘brexit’ impulsa el turismo en Reino Unido

El país recibe en julio 3,8 millones de visitantes extranjeros, el máximo histórico en un solo mes

Un turista estadounidense, cerca del Parlamento británico.
Un turista estadounidense, cerca del Parlamento británico. Getty Images

El sector turístico británico atraviesa su mejor momento, impulsado un efecto colateral del brexit: la devaluación de la libra. Unos 3,8 millones de extranjeros visitaron las islas en julio, el récord histórico para un solo mes y un 2% más que en el mismo periodo de 2015, según los datos de la agencia inglesa de turismo VisitBritain. El desplome de la moneda británica tras el referéndum, que cotiza al nivel más bajo en 30 años en relación con el dólar, convirtió al país en un destino turístico atractivo por la caída de los precios medidos en moneda extranjera. El gasto de los visitantes aumentó un 4% con respecto a julio de 2015 y alcanzó los 2.500 millones de libras (aproximadamente 2.775 millones de euros). 

Londres está barato en euros. La libra cotiza en un mínimo de siete años con respecto a la moneda comunitaria, tras perder un 15% de su valor frente al euro desde la votación del 24 de junio. La BBC informó el pasado lunes que la divisa británica se cambiaba en los aeropuertos del país a 99 céntimos de euro, según un relevamiento en 17 casas de cambio de las terminales aéreas. Al mes siguiente del referéndum, el número de turistas de la Unión Europea que visitaron Reino Unido alcanzó el máximo histórico de 2,3 millones, un 3% más que 12 meses antes. 

La expansión tras el brexit devuelve al turismo británico a la senda del crecimiento. El número de visitantes extranjeros ha aumentado año tras año desde 2010, pero entre abril y junio se había reducido y el mercado mostraba señales de estancamiento. Con el nuevo impulso, el sector ha recuperado el terreno perdido y las previsiones apuntan a un nuevo año con récord de visitantes.

En 2015, unos 35,1 millones de extranjeros viajaron a Reino Unido y gastaron 22.100 millones de libras (24.460 millones de euros). Los franceses fueron los que más viajaron a las islas británicas, sumaron 4.171.000 de visitantes en el año, pero los estadounidenses fueron los que más gastaron: 3.010 millones de libras (3.430 millones de euros). Los españoles ocuparon la quinta posición tanto en número (2.197.000 turistas) como en gasto (1.010 millones de euros). 

Turismo de compras

El abaratamiento relativo de la economía británica ha provocado un incremento del turismo de compras. Las ventas tax free de los visitantes se han incrementado un 7% interanual en julio, según la compañía Global Blue, especializada en la gestión de la devolución de impuestos para turistas. Los viajeros japoneses, indonesios y estadounidenses fueron los que más aumentaron las compras. Los japoneses gastaron en julio un 96% más en Reino Unido que un año atrás, los indonesios un 88% y los estadounidenses un 22%. 

Gordon Clarck, director de Global Blue para Reino Unido e Irlanda, ha subrayado en declaraciones a The Guardian que la caída de la libra ha sido muy oportuna porque se produjo justo antes del comienzo del verano. “La inyección de dinero que hemos visto ha sido un enorme beneficio para nuestra economía turística”, ha señalado.

El aporte del sector a la economía británica es de 126.900 millones de libras, un 9% del PIB, según los datos de VisitBritain. Unos 22.100 millones de libras corresponden al turismo internacional. Por la importancia que tiene esta industria para la economía nacional, la primera ministra Theresa May lanzó en agosto el plan Turism Action, que busca asegurar que el país se mantenga entre los destinos más visitados de Europa.

Más información