Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vueling reorganiza su cúpula y su operativa tras el caos del verano

La aerolínea cierra tres bases y se concentra en los mercados de España, Francia e Italia

Colas en el mostrador de Vueling.
Colas en el mostrador de Vueling.

Vueling ha puesto en marcha un plan de reorganización de su operativa tras el caos que vivió el aeropuerto del Prat durante el arranque del verano. La aerolínea catalana cerrará la base de Bruselas y se replegará en los mercados de España, Francia e Italia, además de concentrarse en crecer en vuelos europeos con destino a ciudades españolas. Ese viraje de la compañía irá acompañado de una reestructuración de la cúpula de la compañía, en la que después de la cadena de errores del pasado verano tomarán relevancia las áreas de estrategia, relaciones con el cliente y comunicación y que Vueling ha reforzado con una decena de fichajes.

La aerolínea catalana, integrada en IAG, vio cómo este verano dejaba de ser la compañía que más crecía dentro del grupo. En septiembre logró superar el bache del agosto, cuando su expansión en volumen de pasajeros transportados creció solo el 3,6% respecto al año anterior. En septiembre no llegó a los dos dígitos, pero el incremento ya fue del 8,9%. Eso sí, por detrás de Aer Lingus, que aumentó su volumen de pasajeros el 11,3%.

Vueling no quiere frenar el continuo crecimiento que viene experimentando en los últimos años, pero sí tiene el propósito de racionalizarlo. La empresa prevé crecer este invierno un 8% en el número de plazas que pondrá al mercado en comparación con el mismo periodo de 2015, según explican fuentes de la compañía. Ahora bien, ese crecimiento estará mucho más concentrado y se reorientará para tener más capacidad de reacción ante las huelgas y las regulaciones que pusieron patas arriba toda la operativa de la aerolínea de bajo coste en julio.

El Prat, base estratégica

La compañía tiene puesto su principal foco en el aeropuerto del Prat, su primera base internacional. Máxime cuando otras aerolíneas están apostando por Barcelona, sobre todo Norwegian, que ha aprovechado el tirón del turismo internacional de la capital catalana para ubicar su nueva base para Estados Unidos. El mercado doméstico español, según la compañía, sigue siendo una de las cuatro prioridades de la aerolínea, junto a todos los vuelos que se dirijan a destinos españoles. Fuentes de la empresa cuentan que aunque apenas habrá un crecimiento de plazas en los vuelos en España, sí habrá, por ejemplo, más conexiones internacionales con Canarias.

Otro de los cuatro ejes sobre el que pivota el plan estratégico es Italia, donde los retrasos y cancelaciones que han sufrido los pasajeros de la aerolínea han llevado a la Administración incluso a amenazarla con retirarle la licencia de vuelo. Allí Vueling cerrará las bases de Catania y Palermo y llevará esos aviones a Roma para aumentar su capacidad de reacción ante posibles dificultades. El mercado italiano sí crecerá, según fuentes de la empresa, alrededor de un 3% con nuevas rutas hacia el norte de Europa, Canarias y Tel Aviv. La tercera gran pata para Vueling es Francia. Una vez cerrada la base de Bruselas, el país galo será el principal foco de crecimiento para la aerolínea para este invierno. En total, la compañía ampliará su número de plazas a la venta en un 21%, con siete nuevas rutas desde sus dos bases de París.

Cuidar al pasajero

El plan de expansión estará pilotado desde un comité de dirección que seguirá encabezado por Javier Sánchez-Prieto, pero ampliado y con una reordenación de funciones. La ejecución y supervisión del proyecto de transformación de la compañía, de este modo, dependerá del responsable de estrategia de la aerolínea. Este será Mike Delehant, quien procede de Sothwest Airlines, la low cost norteamericana que más pasajeros transporta al año.

El caos que vivió El Prat también puso al descubierto las deficiencias en la atención a los pasajeros, la comunicación con las administraciones y en la necesidad de gestionar tripulaciones con celeridad. Por ello, los responsables de personal y de comunicación y relaciones institucionales también estarán en el comité de dirección de la empresa. En esas áreas Vueling también ha llamado la puerta de directivos de otras empresas. La denominada área de 'experiencia de cliente' se ha confiado a Calum Laming, procedente de Etihad Airlines, que estará acompañado de Rodolfo Oliveira, que llega de Azul, y Patricia González, de Canal+. La otra área que se reforzará es la operativa, con la incorporación de Warren Gravell, que ha estado de Gulfair o Easyjet; Rubén Camberros y Carlos Montesinos, que había estado desempeñando funciones en Iberia Express.