Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G20 alerta de que los riesgos para la economía global aumentan

Los ministros de finanzas advierten de que la profundidad del populismo contra la globalización genera más incertidumbre

El ministro alemá de Finanzas junto a su colega chino
El ministro alemá de Finanzas junto a su colega chino REUTERS

La incertidumbre y los riesgos para la economía crecen. Es la lectura que hacen los ministros de Finanzas del G20 tras el encuentro que celebraron en el marco de la reunión del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial. La retórica populista, las elecciones en varios países, el abandono de Reino Unido de la Unión Europea, la vulnerabilidad de los mercados financieros, la amenaza terrorista y la próxima subida de tipos de interés en Estados Unidos, todos tienen una implicación mayor en la economía global.

El ministro chino de Finanzas, Lou Jiwei, alertó así de los nubarrones que persisten en el horizonte a corto y medio plazo. “Hemos tenido una discusión profunda sobre los retos a la recuperación”, indicó, al tiempo que reiteró el compromiso de los miembros por movilizar todos los instrumentos que tienen a su disposición para apoyar el crecimiento. Entre ellos destacó la promoción del comercio.

El G20 atraviesa por una transición compleja. El grupo busca evolucionar para pasar de ser un mecanismo de respuesta a las crisis a desempeñar un papel más de gobierno de la economía global. El problema es que la globalización es utilizada como arma arrojadiza entre los políticos para justificar los problemas que siguen arrastrando sus países y eso cuestiona el propósito del grupo.

“El populismo profundo contra la globalización genera más incertidumbre”, advirtió Lou Jiwei en la última reunión del G20 presidida. Ahora toma el testigo a Alemania. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, comparte la misma inquietud de su colega. Por eso la prioridad será reforzar la resistencia de las economías. “Los problemas heredados de la crisis no están resueltos”, dijo.

El G20 se reunió a un mes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El candidato republicano, Donald Trump, está recurriendo a un lenguaje proteccionista muy agresivo. El ministro chino evitó nombrar al magnate, pero si señaló que hay políticos que están recurriendo a “discursos antiglobalización para ganar votos”. El temor es que este tipo de dialécticas provoque conflictos comerciales.

La sombra de Deutsche Bank

La otra sombra que sobrevoló la reunión fue la situación de Deutsche Bank. El ministro alemán evitó comentar sobre las dificultades por las que atraviesa el principal prestamista de su país. Si defendió el régimen de supervisión que existe en Europa para vigilar la salud de la banca, en respuesta a los comentarios de Christine Lagarde sobre la necesidad de que el grupo alemán ajuste su modelo de negocio.

Lou le echó un capote indirectamente al decir que “el mercado magnifica las incertidumbres”, comentario que hizo extensible a los movimientos de la libra por el Brexit. Schäuble añadió que la volatilidad es siempre un riesgo para la economía global, especialmente para las emergentes. También señaló que los bajos tipos de interés y el abultado endeudamiento crean un riesgo para el sistema financiero que pueden llevar a una nueva crisis.

El G20 acordó seguir trabajando para mejorar la aplicación de las reglas de transparencia en el ámbito fiscal, para así reducir las brechas que permiten la evasión fiscal y el blanqueo de dinero. En este sentido se quiere avanzar en el intercambio de información sobre las sociedades que se utilizan como tapadera para evitar el pago de impuestos. Schäuble habló de prestar más atención a las remesas.