Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas aumenta las ayudas al empleo joven que España infrautiliza

El programa de Garantía Juvenil solo ha alcanzado a uno de cada diez españoles que no estudian ni trabajan

Varias personas en la oficina de empleo de Dos Hermanas, Sevilla.
Varias personas en la oficina de empleo de Dos Hermanas, Sevilla.

Bruselas aumentará los fondos dedicados a combatir el desempleo juvenil en 2.000 millones de euros, la mitad de los cuales llegarán del Fondo Social Europeo. La comisaria de Empleo, Marianne Thyssen, anunció este martes la nueva partida económica a la vez que hacía un balance positivo del llamado plan de Garantía Juvenil, dotado en un principio con 6.400 millones hasta 2020. La medida pretende garantizar que los jóvenes de entre 15 y 24 años puedan acceder a un empleo, unas prácticas o una nueva formación en el plazo máximo de cuatro meses después de haber acabado sus estudios. "Ha marcado la diferencia en las vidas de más de nueve millones de jóvenes", destacó Thyssen. En España su impacto ha sido limitado.

Casi tres de cada cuatro participantes en el programa de España consiguió una oferta en el plazo de cuatro meses después de terminar sus estudios o quedarse en paro, pero su radio de acción no ha sido el esperado: solo uno de cada diez españoles que ni estudian ni trabajan se han beneficiado de la iniciativa. El dato la sitúa en el furgón de cola de los Veintiocho solo por delante de Hungría, Malta e Italia pese a que la tasa de 'ninis' en España, cercana al 16%, es cuatro puntos superior a la media europea.

Las comparaciones con otros socios europeos dejan mal parada a España: el 60% de los jóvenes alemanes que ni estudian ni trabajan se han beneficiado del plan comunitario pese a que representan apenas el 6%, una proporción muy inferior a la de España. Aún mayor es la diferencia respecto a Francia, donde el plan ha alcanzado al 80% de los 'ninis' que viven en el país, también con una tasa inferior a la española.

El Consejo de la Juventud culpa de la situación al escaso esfuerzo por difundir el plan y al complejo proceso para inscribirse, mientras que Bruselas cree que la menor repercusión de las ayudas en España, el país con más fondos asignados —casi 1.900 millones— y el de mayor desempleo juvenil de la UE tras Grecia con casi la mitad de los jóvenes de entre 15 y 24 años en paro, se debe a que otros Estados miembros ya tenían en marcha estructuras para gestionar el programa en el momento en que echó a andar. En total, casi 277.000 jóvenes españoles se han beneficiado de fondos del plan de Garantía Juvenil, la mayoría de ellos en el último año, periodo en el que el número de inscritos ha vivido un importante aumento al pasar de 60.000 en mayo de 2015 a 325.000 en agosto de 2016.

La Comisión ha señalado que el desempleo juvenil en la UE "sigue siendo elevado" y con importantes desigualdades entre Estados miembros, pero destaca que el número de parados ha caído desde el 24,4% del primer trimestre de 2013 al 18,9% en el segundo trimestre de este año, y el porcentaje de 'ninis' se ha reducido al del 13,2% en 2012 al 12% en 2015. Aunque no se atribuye por completo el mérito de la mejora, sí se adjudica el papel de acelerar los progresos. "No podemos arreglar solos los problemas del desempleo y los jóvenes", aseguraba este martes la comisaria Thyssen en alusión a los Estados miembros.

Más información