Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amancio Ortega compra uno de los rascacielos de las Cuatro Torres de Madrid

El fundador de Zara adquiere la Torre Cepsa, hasta ahora propiedad de Bankia

Las Cuatro Torres de Madrid. A la derecha, la Torre Cepsa Foto: Caludio Álvarez

Amancio Ortega acaba de poner la guinda a su gran pastel inmobiliario: compra la Torre Cepsa, uno de los rascacielos del complejo de las Cuatro Torres de Madrid. Lo hace a través de su inmobiliaria Pontegadea. La venta implica a tres actores: por una parte, Bankia, actual propietario del inmueble, que se lo vende por cerca de 400 millones a un fondo propiedad de Khadem Al Qubaisi con sede en Luxemburgo. Es el fondo que la alquiló para la firma de los Emiratos Árabes Ipic (International Petroleum Investment Company), dueña de Cepsa, y que está en la torre como inquilina. Tenía una opción de compra que vencía hoy. La ha ejecutado. Pero no se la queda: a su vez, este fondo transfiere el rascacielos a Pontegadea. Este segundo precio de venta no ha sido revelado, pero fuentes del sector aseguran que la operación se cierra por cerca de 490 millones de euros. Pontegadea ha rechazado hacer cualquier tipo de comentario.

El inmueble del Norte de Madrid cuenta con una superficie de más de 109.000 metros cuadrados de oficinas, que incluyen 37.500 metros cuadrados en cinco plantas de garaje.Tras la venta, seguirá en alquiler Cepsa.

La llamada también Torre Foster, terminada en 2009, ha tenido ya muchos nombres. Primero fue la Torre Repsol. Esta petrolera fue la primera propietaria del edificio. Sin embargo, se lo vendió sin estar acabado en 2007 a Caja Madrid, presidida entonces por Miguel Blesa, por 815 millones de euros. La entonces Torre Caja Madrid estaba llamada a ser la sede corporativa de la caja, y posteriormente, de Bankia. Pero ninguno de los traslados se produjo.

Y tras la quiebra de Bankia en 2012, la entidad revisó el valor de sus activos y la gran torre perdió brillo: su valor estimado era de 405 millones, menos de la mitad de lo que pagó Caja Madrid a Repsol. Bankia provisionó los 410 millones por la devaluación del precio del edificio tras a la inyección de dinero público que recibió. El acuerdo de alquiler por parte del fondo soberano de Abu Dhabi provocó que pasara a llamarse Torre Cepsa. Incorporó una opción de compra futura a partir de 2016 que ahora ejecuta, para que vuelva a cambiar de manos.

Amancio Ortega añade con el rascacielos una nueva muesca a su larga lista de activos, que incluye edificios en las mejores zonas de Londres, París, Madrid y Nueva York, entre otras. En general, se centra en inmuebles de uso terciario (oficinas y comercios), alquilados a empresas, lo que le proporciona elevadas rentabilidades anuales. Pontegadea Inmobiliaria cerró el ejercicio 2015 con un volumen total de activos de 6.058 millones de euros, casi 500 millones más que el año anterior, y un patrimonio neto de 5.460 millones, según las cuentas depositadas por la empresa en el Registro Mercantil de la Coruña. La matriz del grupo de empresas de Ortega, Pontegadea Inversiones, señaló en sus propias cuentas que el valor razonable de sus inversiones inmobiliarias (entre las que no se incluyen las tiendas propiedad de Inditex) asciende a 6.670 millones de euros, en función de valoraciones realizadas por expertos independientes.