Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU ayudará a Argentina a recuperar dinero negro del exterior

El secretario del Tesoro norteamericano elogia las reformas de Macri y espera que sean "perdurables"

Jack Lew junto al presidente argentino, Mauricio Macri.

El Gobierno de Mauricio Macri busca la colaboración internacional para repatriar parte de los 200.000 millones de dólares que los argentinos atesoran en el exterior, en su mayoría sin declarar. El próximo 1 de enero entrará en vigor el acuerdo ratificado por 40 países, entre ellos Argentina, bajo el auspicio de la OCDE para compartir datos fiscales de forma automática. El último en tender la mano ha sido Estados Unidos, a través de su secretario del Tesoro, Jack Lew. Durante su visita a Buenos Aires, Lew confirmó que ambos países avanzaran también en el intercambio de información tributaria, una medida que el Ejecutivo considera clave para garantizar el éxito de la amnistía fiscal lanzada el pasado julio.

Se trata de la primera visita de un secretario del Tesoro norteamericano a Argentina desde 2002, poco antes de que Néstor Kirchner llegase al poder, en un nuevo gesto de respaldo de la administración de Barack Obama a Macri tras la conflictiva relación bilateral bajo la gestión kirchnerista. 

"En Argentina la evasión de impuestos es un deporte nacional", dijo el economista Juan José Cruces durante la charla abierta que mantuvo en la Universidad Torcuato Di Tella de Buenos Aires con Lew. "Yo creo que la gente tiene que pagar impuestos", respondió el delegado estadounidense antes de respaldar la amnistía fiscal y expresar su deseo de que sea exitosa. "Uno no puede esperar que la clase trabajadora cumpla las reglas si ve que las empresas y las grandes fortunas evaden impuestos", remarcó.

La transparencia informativa propiciada por los acuerdos tributarios aumentará la presión sobre los evasores fiscales con fondos en el extranjero. Aún así, la OCDE advierte que el Gobierno argentino, como otros en la región, tiene por delante un reto cultural: hay el doble de ciudadanos latinoamericanos que justifican la evasión de impuestos que los de países de este bloque internacional. Entre los motivos están las dudas de los contribuyentes latinoamericanos sobre el destino final de los impuestos, en especial en aquellos países, como Argentina, donde se han registrado numerosos escándalos de corrupción. "La percepción de la calidad de los servicios públicos, como la educación, la sanidad e incluso la seguridad es baja, pero se le puede dar la vuelta", afirma en Buenos Aires la responsable de la Unidad Latinoamericana y Caribeña del Centro de Desarrollo de la OCDE, Grace Pérez-Navarro.

Como los anteriores altos cargos de gobiernos y organismos internacionales que han desfilado por Buenos Aires este año, tanto Lew como la comitiva de la OCDE han elogiado los cambios experimentados por Argentina bajo la gestión macrista. El secretario del Tesoro estadounidense apoyó que las reformas pendientes para devolver al país a la ortodoxia económica se hagan "lo más rápido que se pueda siempre que se preserve la trama social", es decir, que se garanticen ayudas para la población más vulnerable.

Concretar inversiones llevará tiempo

El delegado estadounidense evitó responder si recomienda o no invertir en el país suramericano, pero aseguró que Argentina ofrece numerosos atractivos para hacerlo. "La comunidad de negocios está mirando el entorno político de la Argentina y quiere saber si las reformas van a ser perdurables en el tiempo", agregó, en referencia a la principal duda de los inversores: saber si el macrismo se mantendrá en el poder. "En el exterior, los empresarios tienen ansias de concretar negocios en la Argentina, pero esto va a llevar tiempo", señaló Lew.

Lew se reunió a primera hora con el presidente argentino, Mauricio Macri, y posteriormente con el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay. "Lew se ha transformado en un amigo", aseguró Prat-Gay en una comparecencia conjunta. Ambos países se han comprometido también a colaborar en la lucha antiterrorista y contra el lavado de dinero.

El ministro argentino agradeció la ayuda prestada por Estados Unidos a Argentina "para volver al mundo" y sostuvo que el país ha dejado "de ser un problema y empieza a ser parte de la solución de los conflictos económicos del mundo". El delegado estadounidense se mostró de acuerdo y destacó que "no es importante solo para los argentinos, sino también para Estados Unidos y la región que Argentina participe en el mundo".