Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Twitter se dispara en Bolsa por los rumores de compra

Google y Salesforce lideran el grupo de compañías interesadas por la plataforma social

El logo de Twitter en el parqué de Nueva York
El logo de Twitter en el parqué de Nueva York AFP

Los días de Twitter como compañía independiente podrían estar contados. La popular red social disparó casi un 20% su valor en la apertura de Wall Street tras conocerse que hay varías compañías interesadas en adquirirla. El grupo de pretendientes lo lideran Google y la empresa de servicios en la nube Salesforce. La venta, en cualquier caso, no es inminente, aunque todo indica que gana cuerpo y podría estar cerrada para antes de final de año.

Las primeras ofertas formales por el negocio de Twitter podrían llegar pronto, según adelantó la cadena financiera CNBC antes de arrancar la sesión. Entre los interesados por la compañía hay empresas del sector tecnológico como del mundo de la comunicación. Cualquier movimiento a partir de ahora está, de todas formas, a expensas de que el consejo de administración de Twitter se comprometa a negociar una o varias ofertas.

Omid Kordestani, su presidente, fue ejecutivo de Google. La compra permitiría a la filial de Alphabet ser más competitiva frente a Facebook y otra redes emergentes como Snapchat. Salesforce, por su parte, acaba de ver como Microsoft se metió también de lleno en este mundo con la adquisición de LinkedIn. En ambos casos, tendrán acceso a una cantidad masiva de datos que pueden utilizar para afinar sus servicios.

Twitter está en caída libre desde hace año y medio, porque su negocio está estampado literalmente con un muro. Nada de lo que está haciendo su fundador, Jack Dorsey, parece funcionar. O al menos así lo perciben los inversores en el parqué. Los últimos resultados presentados en julio no solo pusieron de relieve la dificultad que tiene para crecer. La compañía tiene un verdadero problema existencial y su estrategia no termina de convencer.

Dorsey retomó las riendas de la plataforma en julio de 2015. La bitácora electrónica sumaba a finales del pasado mes de junio 313 millones de usuarios, que le aportaron 602 millones de dólares en ingresos. Son solo tres millones de seguidores más que en el mismo periodo del ejercicio precedente. El 85% de ese total acceden a la plataforma social a través del móvil. El fundador ya admitió la semana pasada que su plataforma genera mucho interés.

A mitad de precio

Los rumores de compra de Twitter, de hecho, circulan desde incluso antes de que empezara a cotizar en el New York Stock Exchange en noviembre de 2013. Sus acciones llegaron a cambiarse a 69 dólares dos meses después del estreno. Pero desde entonces está en caída libre, hasta el punto de bajar hasta los 13 dólares la unidad. Este viernes registró el mayor incremento desde que cotiza. Aún así, a 22 dólares el título siguen a la mitad de precio que en el día de la oferta.

Twitter tiene ahora una valoración próxima a los 13.300 millones de dólares. En el segundo trimestre elevó las pérdidas a 107 millones, que se suman a los 80 millones del primero. Dorsey, que además lidera Square, respondió hasta ahora a la negatividad del mercado diciendo que los inversores no entendían su estrategia, que busca convertir la plataforma más en una compañía de distribución de contenidos en lugar de una red social. Es más, se aferró a la validez de su plan.

Para ello está llegando a acuerdos para la retransmisión de eventos en vivo. Pero la percepción de los analistas del sector tecnológico es que Twitter atraviesa por una crisis de identidad que nubla cualquier cuestión operativa y eso hace más difícil que pueda ganar tracción. Comparan su situación, incluso, con la de Yahoo, que acaba de ponerse en manos del operador de telecomunicaciones Verizon incapaz de dar con la fórmula para volver a crecer.

Twitter es, además, un barómetro para medir la presión de la burbuja en el sector tecnológico y su crisis afecta a toda la economía en la bahía de San Francisco. Además de los despidos anunciados en meses pasados, la compañía está liberando la mitad del espacio en el edificio que ocupa en el centro de la ciudad y eso está afectando incluso a la evolución del precio de los alquileres de espacios comerciales en la capital de Silicon Valley.