Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultura negocia cómo recortar la producción láctea

Las conversaciones incluyen el reparto de casi 15 millones en ayudas

Vacas lecheras en una explotación ganadera láctea en Lalín (Pontevedra, Galicia)

El Ministerio de Agricultura negocia con las comunidades autónomas, las cooperativas y las organizaciones agrarias las condiciones para aplicar los acuerdos comunitarios del abandono incentivado, parcial y temporal, de la producción de leche. En las conversaciones también están incluidas la distribución de ayudas complementarias de 14,7 millones.

La crisis del sector lácteo comenzó hace año y medio. Sin embargo, es ahora, cuando suben los precios en todo el mundo porque se ha reducido la oferta, cuando se activa el plan. Fuentes del sector critican la lentitud de las respuestas comunitarias y que, en su día, no se hayan adoptado medidas de ajuste obligatorias en los países más excedentarios.

En julio, la Comisión acordó destinar 500 millones para recortar la producción. De ellos, 350 millones —14,7 millones para España— se han destinado a ayudas directas a ganaderos. Agricultura propone que esos fondos vayan fundamentalmente a las explotaciones de menor tamaño, de montaña y a ganaderos miembros de organizaciones de productores que no hayan tenido un incremento en el censo en este periodo de crisis. En todo caso, las ayudas tendrían un techo de 75 animales por granja.

Condiciones

Los otros 150 millones se destinan a incentivar los abandonos de la producción. El primer plazo para presentar solicitudes finaliza el próximo día 21. El objetivo es el abandono de casi 1,1 millones de toneladas de producción de forma parcial o temporal a razón de 0,14 euros por kilo. La reducción respecto al mismo trimestre del año anterior deberá ser, como mínimo, de 1.500 kilos y la máxima del 50% de la producción de referencia.

En el plan se contemplan penalizaciones por el incumplimiento de los ajustes pactados. Si se supera la cantidad prevista por Bruselas, habrá un prorrateo en el volumen de la leche para el que se haya solicitado el abandono, pero no una reducción del importe de ayuda por kilo.

Según los datos manejados por las organizaciones agrarias en las zonas donde la crisis fue más grave, como el caso de Galicia, las solicitudes de abandono serán escasas. Ningún país se había acogido a la propuesta anterior de Bruselas de una reducción voluntaria de la producción de leche sin ayudas comunitarias para reducir la oferta en base al artículo 222 de la Organización Común de Mercado.