Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 5 años de Amazon en España: de librería ‘online’ a bazar-supermercado

La versión española de la tienda virtual de Jeff Bezos cumple un lustro, un periodo en el que ha agitado el comercio electrónico

Los 5 años de Amazon en España: de librería ‘online’ a bazar-supermercado

Amazon abrió su página web española (Amazon.es) hace hoy cinco años. La compañía estadounidense, un gigante mundial del comercio electrónico, ha sabido hacerse un hueco en el mercado español. Llegó vendiendo electrónica y libros (lo que despertó el pánico de los libreros) y ahora planta cara prácticamente a todos los sectores del comercio. Ha ido sumando divisiones, desde juguetes a instrumentos de música. Y desde 2015, hace incluso la competencia a los supermercados, con productos de alimentación y limpieza.

La compañía, fundada por Jeff Bezos, ha agitado el mundo de la logística en España. La carrera del comercio electrónico se libra ahora en el mundo de las entregas express. En 2012 abrió su enorme centro logístico de San Fernando de Henares, que ha ido ampliando con los años y que ahora planea combinar con otro almacén en Barcelona (en construcción), un centro logístico urbano en Madrid para las entregas inmediatas, una sede corporativa y una oficina de desarrollo tecnológico. Todo enfocado a lo mismo: acortar el tiempo entre el clic y la llegada del paquete a casa.

Almacén de Amazon Prime Now en Madrid.

Amazon no está solo. Su crecimiento, paralelo a la revolución del comercio digital, se ha encontrado con mayor competencia a cada paso. Compañías como El Corte Inglés le hacen sombra con entregas en dos horas. Otros gigantes como Zara o Mango han perfeccionado también sus sistemas de venta por Internet.

En cinco años también la estructura fiscal de Amazon ha cambiado. Hasta 2014, como la mayoría de gigantes tecnológicos, la mayor parte de sus ingresos se desviaban hacia su sede de Luxemburgo. En 2015, sin embargo, anunciaron que comenzarían a registrar las ventas allí donde se producen, ante la presión de la Comisión Europea en contra de la ingeniería fiscal d elas multinacionales, lo que eleva su aportación en materia de impuestos a las arcas españolas.