Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado solo ha recuperado 2.686 millones de los 51.303 del rescate bancario

Una parte de la enorme factura en capital se financió gracias al rescate europeo, pero además se ayudó con otros 168.000 millones en avales públicos

Fachada del Banco de España EFE ATLAS

La reestructuración del sector bancario ha exigido al Estado inyectar 51.303 millones en capital, de los que, hasta ahora, solo se han recuperado 2.686 millones, un 5,23% del total, según un informe del Banco de España. La clave para elevar el dinero recobrado será la privatización de Bankia, donde el Estado se juega 22.424 millones. Solo se ha vendido un 7,5% del capital y se obtuvieron 1.304 millones que siguen en manos de su matriz BFA, así que no se cuenta como dinero recuperado. Además, el Estado ha socorrido al sector con 168.000 millones en avales, de los que han devuelto unos 115.000 millones.

Reflotar a la banca española quebrada, casi toda ella procedente de las antiguas cajas de ahorros, ha exigido 61.495 millones solo en capital. De este dinero, 53.553 millones fueron aportados por el fondo de rescate público, el FROB, y 7.942 millones por las entidades financieras a través del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Posteriormente, el Fondo de Garantía inyectó 2.686 millones al FROB, por lo que la cifra neta que se juegan los contribuyentes es de 51.303 millones. Una parte de esa enorme factura se financió gracias al rescate europeo de junio de 2012 (cerca de 40.000 millones), que ha disparado el déficit público del Estado.

Además de este dinero para recapitalizar los bancos, el Estado ha socorrido al sector con otros tipos de ayudas: avales por 110.895 millones, que ya han sido devueltos en casi su totalidad, así como garantías para reclamaciones judiciales, créditos rápidos para obtener liquidez y el capital para la Sareb, el banco malo, al que también ha avalado con otros 43.476 millones. Este segundo tipo de ayudas, diferentes de las de capital, suman 167.895 millones, de los que se han reintegrado unos 115.000 millones.

Ayudas a la banca en crisis

Amortizaciones parciales

Desde mayo de 2015 al mismo mes de 2016, el Estado solo ha incrementado el capital recuperado en 20 millones. Los 2.686 millones recobrados desde 2009, el 5,23% de las ayudas públicas concedidas como capital, proceden de diferentes operaciones: 977 millones fueron devueltos por CaixaBank en abril de 2013 procedentes de las ayudas que había recibido Banca Cívica; 782 millones se ingresaron con la venta de la participación del FROB en Catalunya Banc, adquirido por el BBVA; otros 783 millones por la desinversión en NovaGalicia Banco, hoy propiedad en el grupo Abanca; 124 millones fueron devueltos anticipadamente por Liberbank y 20 millones proceden de una amortización parcial de Ibercaja Banco de una emisión de obligaciones convertibles.

El Banco de España indica que a esta cifra de dinero recobrado “cabría sumar los 1.304 millones obtenidos por la desinversión ya efectuada de BFA en Bankia, así como la previsible amortización antes de 2018 de las obligaciones convertibles en Caja 3 y CEISS por 991 millones”. Si esto se materializa, el Estado incrementaría su recaudación en 2.295 millones, lo que sumado con lo obtenido hasta ahora, elevaría la cantidad recuperada a 4.981 millones, el 9,7% del total de ayudas. Sin embargo, cabe recordar que el dinero obtenido con la venta del 7,5% de Bankia a los inversores sigue en las cuentas de BFA, su matriz, y no las ha devuelto al Estado vía FROB.

El Estado controla el 100% de BFA, e indirectamente, el 65% de su filial cotizada Bankia, en donde se inyectaron 22.424 millones, por lo que el futuro de esta entidad marcará el balance de las pérdidas públicas provocadas por la crisis bancaria.

Los avales concedidos por el Estado a las entidades suman un importe total de 110.895 millones de euros. El 99% ya se han devuelto

El supervisor subraya que la factura del rescate bancario a la que hace referencia se refiere solo al coste para el Estado. Es decir: las pérdidas que sufrieron inversores y particulares al activarse los procesos de rescate europeo (por ejemplo por preferentes, acciones u otros activos) no están contabilizadas.

El informe organiza las ayudas públicas para la banca en cinco categorías. La primera es la de ayudas financieras desembolsadas para recapitalizar entidades. El segundo son los avales concedidos por el Estado a las entidades, 110.895 millones, que se han devuelto en un 99%. En tercer lugar están las garantías que recibieron los bancos que compraron cajas en quiebra por morosidad futura, denominadas EPA. En ellas el sector se juega 9.472 millones frente a los 918 millones del Estado. En cuarto lugar aparecen los créditos urgentes para entidades a las que nadie prestaba, que suma 9.800 millones del Banco de España y 6.500 millones del FGD, todo ya devuelto. Por último, está la participación público en la Sareb, el banco malo, que se divide en 2.192 millones en capital y 43.476 millones en avales. Demasiado dinero que se podría haber reducido con actuaciones más rápidas y decididas.

Más información