Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas ultima su decisión sobre la sanción a Apple por ventajas fiscales

La Comisión Europea puede anunciar este mismo martes medidas contra la tecnológica por ahorrar impuestos, según 'Financial Times' y Reuters

Logo de Apple en la conferencia anual de desarrolladores de la compañía.

La investigación de Bruselas en torno a las ventajas fiscales de las que se benefició Apple durante años al tributar en Irlanda se acerca a su fin. Según informan este lunes los diarios Financial Times y The Wall Street Journal, la Comisión Europea tomará una decisión este mismo martes. Y las perspectivas no son buenas para la compañía dirigida por Tim Cook. La agencia Reuters estima, citando a dos fuentes familiarizadas con las pesquisas, que Apple tendrá que rascarse el bolsillo y afrontar la devolución de 1.000 millones de euros de impuestos no pagados a Irlanda, cuya benévola tributación está en cuestión por su incompatibilidad con las reglas comunitarias, que consideran estos beneficios como ayudas de Estado. Pese a la abultada cuantía, la cifra es inferior a la que han manejado entidades como el banco de inversión JP Morgan, que en el peor de los escenarios elevaba la cantidad hasta 17.000 millones de euros.

Bruselas no confirma la multa ni la fecha de la decisión, y de momento señala que se trata de "especulaciones", pero en caso de que finalmente se haga realidad, podría tratarse de la mayor sanción impuesta hasta ahora por Competencia a una compañía por beneficiarse de ayudas fiscales ilegales. Irlanda, pese a que se beneficiaría del multimillonario desembolso de Apple, vería como Europa golpea un sistema que favorece que las empresas elijan el país para tributar, y quedaría expuesta oficialmente como paraíso fiscal en plena Unión Europea. Dublín ya ha intervenido en la cuestión y ha afirmado estar dispuesta a proteger su reputación defendiendo la legalidad de sus normas en materia de impuestos.

El asunto va más allá de un conflicto entre una empresa y la Unión Europea. La posible multa ha abierto grietas en las relaciones entre Bruselas y Washington, con el Tesoro norteamericano acusando directamente a la Comisión de extralimitarse de sus funciones al investigar a Apple, la mayor empresa del mundo por capitalización bursátil, y tachándola de erigirse en un organismo fiscal supranacional. La Comisión responde que las leyes son iguales para todos independientemente de su tamaño o nacionalidad, y rechaza cualquier insinuación de persecución antinorteamericana.

Para ello pone de ejemplo sus actuaciones contra Starbucks y Fiat-Chrysler, a las que exigió la devolución de entre 20 y 30 millones de euros en impuestos atrasados a Holanda y Luxemburgo respectivamente. También el caso de las 35 multinacionales a las que en enero de este año ordenaron devolver 700 millones de euros al fisco belga después de que dicho país empleara durante una década prácticas dignas de los más avezados paraísos fiscales. "La mayoría son empresas europeas", recuerdan desde Bruselas.

Más información