Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La prima de riesgo cae por debajo de 100 puntos por primera vez en 16 meses

La diferencia con el bund alemán desciende a unos niveles no registrados desde abril de 2015

La bolsa de Madrid.
La bolsa de Madrid. EFE

La prima de riesgo española, la diferencia entre la rentabilidad que exigen los mercados al bono español respecto al alemán, ha descendido ligeramente por debajo de los 100 puntos, hito que no ocurría desde abril del año pasado. Salvo por esos meses de calma entre marzo y abril de 2015, la prima de riesgo no rondaba unas cotas tan bajas desde el año 2010, esto es, los principios de la crisis soberana de deuda, cuando el diferencial con el bund llegó a tocar los 649 puntos tras el rescate financiero.

La prima de riesgo indica la percepción que tienen los inversores sobre la economía española. Y su especial importancia radica en que a partir de él se fija el interés mínimo al que se financia la economía. La rebaja de la prima coincide con un periodo de incertidumbre sobre la formación de Gobierno en España, un entorno incierto por el Brexit y las dudas sobre la rentabilidad de la banca europea.

Sin embargo, las extraordinarias medidas de liquidez del BCE están condicionando la reacción de los inversores, quienes cada vez acumulan más liquidez pero encuentran menos lugares rentables donde destinarla. En semejante contexto, la deuda española aparece como un activo relativamente seguro que al menos ofrece más rentabilidad que el bono alemán, cuya rendimiento a 10 años se sitúa en el -0,08%. Es decir, los inversores tienen que pagar ese interés por refugiarse en el bund germano. Por el contrario, el papel a diez años del Reino de España ofrece una rentabilidad del 0,91%, el interés más bajo de su historia pero, al fin y al cabo, un cupón positivo en medio de un universo de bonos cotizando en negativo.

“Hay una carrera en pos de la rentabilidad del cupón. Todo aquello que todavía abone un cupón y que tenga unas probabilidades bajas de impago es atractivo. Sobre todo para unos planes de pensiones que han de garantizarse algún tipo de rentabilidad", explica Víctor Alvargonzález, director de estrategia de Tressis SV.

Más información