Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas aumentará el control sobre servicios como WhatsApp y Skype

La Comisión Europea planea exigir a los servicios de telecomunicaciones en línea nuevos requisitos de seguridad y confidencialidad según informa el 'Financial Times'

Aplicación de WhatsApp en un smartphone.
Aplicación de WhatsApp en un smartphone. PA Wire/Press Association Images / Cordon Press

Los servicios que ofrecen plataformas como WhatsApp o Skype y las empresas de telecomunicaciones tradicionales son cada vez más similares, por lo que la Comisión Europea quiere trasladar algunas de las reglas que aplica a empresas como Vodafone o Telefónica a los operadores de Internet. Según informa este lunes el Financial Times citando documentos internos de la Comisión, Bruselas planea endurecer el control sobre las firmas de Internet regulando cuestiones relativas a la seguridad y la confidencialidad.

El diario británico señala que los cambios se anunciarán en septiembre, y pretenden equiparar algunas de las leyes a las que se someten las compañías de telecomunicaciones con las de sus rivales de Internet, dado que pese a que es posible llamar o enviar mensajes a través de ambas, existen lagunas regulatorias en torno a las que operan a través de la Red. En el centro del debate están cuestiones como la forma en que las firmas de Internet utilizan los datos de los usuarios para obtener ingresos. "A diferencia de la Telecos, las empresas de Internet pueden explotar comercialmente el tráfico de datos que reciben", se quejó el grupo francés Orange en la consulta pública que lanzó Bruselas sobre la reforma.

El expresidente de Telefónica, Cesar Alierta, criticó en los últimos años la falta de seguridad y de respeto a la privacidad de las nuevas empresas digitales, y emplazó a las autoridades europeas a efectuar reformas. “La regulación actual tiene que cambiar para poder cumplir con la premisa del espacio digital: mismo servicio, mismas reglas, misma protección”, aseguró en su discurso de bienvenida en la jornada inaugural del Mobile World Congress de este año en Barcelona.

Frente a las quejas de los operadores, las nuevas compañías de Internet son partidarias de reformas que igualen las condiciones pero no para extender la regulación sino para desregular a todo el sector. "Básicamente creemos que debe haber una nivelación por abajo de la regulación", señalaba el responsable de asuntos públicos en la oficina de Bruselas de Google, Marco Pancini, en un encuentro organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo el pasado año.

Las nuevas medidas que pondrá en marcha la Comisión, aún por concretar, podrían afectar a servicios como Whatsapp —propiedad de Facebook—, o Skype —que pertenece a Microsoft—. Las compañías de Internet no ven necesario extender las normas que rigen para las empresas de telecomunicaciones, y defienden que la UE no debe regular la forma en que protegen los datos de sus usuarios.

Facebook, que usa un sistema de encriptado de datos en WhatsaApp, afirmó en la consulta pública de la Comisión que ampliar el radio de las normas a los servicios de mensajería en línea podría provocar el efecto contrario. "No seríamos capaces de garantizar la seguridad y confidencialidad de la comunicación a través del encriptado", aseguran, debido a que los gobiernos podrían intervenir para requerirles información en caso de que fuera necesario para la seguridad nacional. "Cualquier extensión de la directiva de Privacidad no debería tener el efecto indeseado de rebajar el nivel de confidencialidad que busca proteger", afirma la compañía.

El asunto podría derivar en un nuevo enfrentamiento de Bruselas con las tecnológicas norteamericanas. Competencia mantiene abiertos tres casos contra Google por prácticas monopolísticas. Le acusa de favorecer sistemáticamente a su servicio de comparación de precios frente a los rivales en los resultados de su buscador, de integrar en su sistema operativo Android para móviles sus aplicaciones sin permitir elegir al consumidor y de abusar de su posición dominante en la publicidad online.

Más información