Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En busca de la pensión ideal

Los planes de jubilación privados decepcionan, pero hay honrosas excepciones

Es difícil encajar un buen plan de pensiones en un entorno de bajos tipos de interés.
Es difícil encajar un buen plan de pensiones en un entorno de bajos tipos de interés. Getty

La hucha de las pensiones públicas se vacía: el pasado mes de julio salieron cerca de 10.000 millones y ya solo quedan en torno a los 24.200 millones (lejos de los 67.000 millones que llegó a tener). Por si las dudas sobre la sostenibilidad del sistema público de pensiones no fueran suficientes para preocupar a los ciudadanos, los fuertes vaivenes que viven los mercados bursátiles y la caída de las rentabilidad de los activos de renta fija por debajo del 0% pasan factura a los planes de pensiones privados. Según los últimos datos de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco) a 30 de junio de 2016, su rentabilidad promedio en los últimos 12 meses es del -0,67%. Parece un callejón sin salida. Sin embargo, no todo son decepciones en el mundo del ahorro privado para la jubilación. Hay honrosas excepciones. Son los que podríamos denominar planes de pensiones de cinco estrellas.

En la categoría de renta variable destaca el plan ING Direct S&P 500, con un rendimiento anualizado desde 2001 del 3,2%. Luis González Soto, director general de ING Direct, describe este producto como "un fondo índice de gestión pasiva, que replica al Standard & Poor's 500 y que, por tanto, solo recoge el buen comportamiento de este indicador a lo largo de los últimos años". Con todo, González Soto pone de manifiesto que también contribuye a su buen comportamiento "el hecho de que la comisión de gestión de este plan es del 1,25%, un 28% por debajo del máximo legal permitido en este tipo de fondos y un 12% inferior a la media de planes de este segmento". Pese a lo llamativo de sus resultados, González Soto cree conveniente recordar que éste no es un plan ni para todos ni para todo. Está recomendado a personas de perfil joven, con un horizonte de jubilación de al menos cinco años, dado que a más corto plazo es aconsejable consolidar ganancias y traspasar el patrimonio a otros planes más conservadores. "Desde nuestro punto de vista, es muy importante la diversificación por lo que recomendamos destinar solo un porcentaje de la cartera a este fondo, cuyas perspectivas a medio plazo siguen siendo positivas".

El patrimonio de los fondos cae en 2016

Bien por la caída del mercado, bien por la necesidad de los ahorradores de tener liquidez, o bien porque las paupérrimas rentabilidades no animan a seguir aportando dinero a los planes de pensiones, lo cierto es que el tamaño de la industria del ahorro para la jubiliación en España sigue mermando. Al cierre del pasado mes de junio, últimos datos disponibles, los fondos de pensiones privados (ens sus tres categorías: empleo, individual y asociado), manejaban 103.110 millones de euros, según los datos recopilados por Inverco. Esta cantidad supone un caída del patrimonio del 1,45% en lo que va de año.

En cuanto al número de partícipes de estos fondos, su número también retrocede. Al cierre del primer semestre, 9,9 millones de personas tenían contratado un plan en España, cifra que implica 62..000 personas menos que al comienzo del año. La inversión de los planes sigue siendo muy conservadora. Las principales apuestas son la deuda pública española (31,8% del total) y la renta fija privada española (17,9%).

En la categoría de renta variable mixta sobresale March Pension 50/50 con una rentabilidad anualizada a un plazos de 15 años del 2,68%. Su comisión de gestión es del 1,5% y la de depositario del 0,25%; ambas anuales y sobre patrimonio. Para Carlos Andrés, director de inversiones de March AM, este es un plan de pensiones de riesgo medio dirigido especialmente hacia personas con un horizonte de jubilación entre cinco y siete años. "Su filosofía de inversión es, pese a tener un 50% de renta fija y otro 50% de renta variable, claramente conservadora y basada en el análisis fundamental" señala. "En la parte de renta variable hacemos nuestras propias valoraciones de las compañías y comparamos ésta con su cotización, eligiendo para comprar aquellas que están baratas. En la parte renta fija, nos centramos en la renta fija de la zona euro, que es la que conocemos —recurrimos a fondos externos cuando tomamos posiciones en el exterior— y en la actualidad nuestros activos tienen un duración en torno a los tres años". De cara a futuro, Carlos Andrés mantiene que la Bolsa se sigue perfilando como el mejor activo —"en renta fija puede haber sustos si suben los tipos de interés y repunta la inflación"— no solo porque en algunos casos las valoraciones son baratas "sino porque se pueden encontrar compañías con tradición y con buenas perspectivas de negocio que ofrecen hoy por hoy una muy buena rentabilidad por dividendo".

En el grupo de renta fija mixta, se coloca entre los destacados Nationale Nederlanden Europa, con rentabilidad anualizada del 3,25% en los tres últimos lustros. Su comisión de gestión anual es del 1,5% y la de depositario, del 0,04%. Julián Fernández, subdirector general de Nationale-Nederlanden, explica que este plan invierte en una cartera diversificada de valores de renta fija a medio y largo plazo, y de renta variable. "Está dirigido a clientes con aversión al riesgo o cuya jubilación esté próxima", matiza. El escenario que manejan en la gestora, asume una moderada recuperación económica global impulsada por EE UU y, en menor medida, por Japón. La zona euro iría un poco por detrás de EE UU bajo la expectativa de un repunte de los tipos de interés a partir de 2018. "Así, esperamos un incremento modesto de la rentabilidad de la renta fija europea así como de los mercados de renta variable, lo que aconseja un incremento de la exposición en renta variable (respetando los límites) y en la renta fija, sobreponderar la deuda pública española o italiana. Todo ello para continuar con una tendencia similar de rentabilidad a medio/largo plazo", aconseja.

El recorte de los tipos de interés en los últimos años unido a los muchos problemas de solvencia que se han presentado para entidades financieras y compañías han llevado a una gran mayoría de fondos de renta fija a registrar pérdidas; en algunos casos, sustanciales. De ahí, que realmente sorprendan los datos de Agrupación Europension, un plan de renta fija a largo plazo con un rendimiento en los últimos 12 meses del 7,49%; en torno al 5% anual para tres y cinco años y del 3,6% a 10 y 15 años. Sus comisiones de gestión y depósito son del 1,3% y 0,1%, respectivamente.

Gestión sencilla

Xavier Dorca, director de inversiones financiera del grupo ACM asegura que su gestión es muy sencilla. "Compramos deuda, pública y privada, con una calificación por encima de la triple B. Elegimos emisores de los que conocemos su negocio; somos capaces de entender sus cuentas y explicar por qué ganan dinero y, por tanto, de comprender cómo van a devolver el dinero que se les ha prestado. No hacemos nunca inversiones en empresas en las que no estemos en primera línea de cobro; o lo que es lo mismo, no invertimos ni en deuda subordinada, ni en convertibles, ni en preferentes. Siempre deuda senior".

Las inversiones, una vez superado este filtro de riesgo de crédito, deben de tener en cuenta el riesgo de tipo de interés: en función de los datos macroeconómicos, de su evolución y de sus perspectivas, nos posicionamos a corto o a largo plazo. No es éste un plan de pensiones de riesgo cero, así que "se lo recomendamos a personas con un escenario de jubilación cercano pero no inminente; con un plazo por tanto mínimo de cinco años".

En la categoría de renta fija a corto plazo destaca Ibercaja Pensiones I, con unos rendimientos del 2,2% en 12 meses; del 2,95%; 3,51%; 2,67% y 2,54% en plazos de tres a 15 años. Sus comisiones de gestión y depósito son del 1,3% y 0,25%, respectivamente.