Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El creador de Kukuxumusu no puede vender dibujos de la marca

Un juzgado de Pamplona establece, cautelarmente, que Urmeneta no puede vender productos con imágenes de su antigua firma en vísperas de San Fermín

Mikel Urmeneta, exdirector artístico de la empresa Kukuxumusu.
Mikel Urmeneta, exdirector artístico de la empresa Kukuxumusu.

La guerra entre el actual propietario de la firma de diseño de dibujos Kukuxumusu, Ricardo Bermejo, y el creador de la marca, Mikel Urmeneta, ha dado un paso más en vísperas de San Fermín. Un juzgado de Pamplona ha prohibido cautelarmente a Urmeneta la reproducción, distribución o transformación de los dibujos del Universo Kukuxumusu.Urmeneta, que recurrirá el auto, debe retirar la mercancía de las tiendas, algo que todavía no ha hecho.

La juez Victoria Rubio, del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Navarra, ha entrado de lleno en un pleito donde está en juego la propiedad intelectual. Ricardo Bermejo, dueño del 66% de Kukuxumusu, adquirió por contrato los derechos de económicos (reproducción en cualquier soporte, distribución, comunicación pública y transformación) de los dibujos del Universo Kukuxumusu. Urmeneta, a través de su nueva empresa, Katuki Saguyaki, reprodujo dibujos que, para Bermejo, pertenecen a ese Universo y le demandó.

La clave de esta polémica es saber si las variaciones de los antiguos dibujos, realizados por la nueva firma de Urmeneta, Katuki Saguyaki, eran nuevas creaciones o no. La juez establece “la prohibición y suspensión cautelar” de reproducir todo lo que se considera el Universo Kukusumusu, que no delimita, “así como transformarlos en cualquier forma, en particular mediante su adaptación o recreación en cualquier nueva escena, situación o peripecia en la que pudieran ser colocados, mientras estén en vigor sobre dicho dibujos del Universo Kukusumusu los actuales derechos de propiedad intelectual”.

Retirar las camisetas de las tiendas

Urmeneta dice que no usa dibujos cedidos sino personajes en diferentes situaciones, "porque eso no es de Kukusumusu"

La juez pide a Urmeneta y otros demandados que “retengan cautelarmente las camisetas y demás productos a los que se hayan incorporado” dibujos de Kukuxumusu, así como que “retiren cautelarmente las camisetas y demás productos” suministradas a mayoristas o minoristas para su venta. Condenan a costas a Urmeneta y otros demandados, a los que les piden ingresar como caución 10.000 euros en el juzgado.

Según Urmeneta, el auto es “ambiguo porque no dice qué dibujos son Universo Kukuxumusu. No hemos retirado nada todavía porque no se nos ha notificado qué dibujos pertenecen a ese colectivo y cuáles no”. Explica que “nunca he reproducido los dibujos cedidos a Kukuxumusu, pero tengo derecho a usar los personajes, que pueden ser esos dibujos en otros ambientes, porque no están cedidos”. Urmeneta anuncia una futura querella contra Kukuxumusu por “realizar variaciones de los dibujos cedidos sin permiso”.

Bermejo contradice a Urmeneta porque afirma que "en el auto están delimitados los dibujos que son el Universo Kukusumusu, es decir, todos los dibujos cedidos a la marca y protegidos en los registros con el acuerdo de Urmeneta porque, además, él era el que hacía firmar los contratos a los dibujantes". El actual propietario añade que "en realidad, todos los dibujos fueron cedidos y pagados. Si Urmeneta los utiliza, está usando una propiedad de la marca por unos dibujos que ya fueron pagados".

Mañana empieza San Fermín, el momento de más venta de estos productos con la polémica encendida sobre los famosos toros azules. Hace unos días aparecieron unos carteles en Pamplona con la cara de Ricardo Bermejo, con cuernos, en los que ponía: "Yo no compro productos CAN Kukuxumusu", en euskera y castellano, en referencia al trabajo que realizó el diseñador con la antigua caja de ahorros de Navarra.

Bermejo ha denunciado esta campaña ante la Policía porque considera que atenta contra su dignidad y se fundamenta en injurias y calumnias sobre su persona. Urmeneta asegura que desconoce el origen de esta campaña.

Más información