Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consumo de cerveza en España creció el año pasado al mayor ritmo desde 2006

Cada español bebió de media 47,1 litros de cerveza en 2015, el 3% más. El 64% del total se consume en los bares

Un camarero sirve una caña en un bar de Barcelona

Cuando el bolsillo lo permite, los españoles salen más y llenan más los bares. Y si llega una ola de calor, como ocurrió el verano pasado, el negocio sube como la espuma. La cerveza es el producto estrella de la hostelería española y la incipiente recuperación económica se está notando en venta de botellas y barriles. En 2015 se comercializaron 33,3 millones de hectolitros, un 3,1% más que el año anterior y el mayor crecimiento desde 2006, según el Informe Socioeconómico de la Cerveza de 2015 que Cerveceros de España —la patronal del sector— ha presentado este miércoles en del Ministerio de Agricultura. Por persona el consumo medio es de 47,1 litros al año.

Los motivos de este aumento van más allá de la buena disposición de los españoles hacia la vida social. El informe apunta a factores climáticos —el verano pasado fue el segundo más cálido desde 1961, según los datos de la agencia meteorológica Aemet— y a la cifra récord de turistas (68 millones) que visitaron España, como dos motores fundamentales del elevado consumo de cerveza. En efecto, a través de la hostelería se consumió el 64% de la cerveza a lo largo de 2015, lo que supone que la cerveza supone un 36,2% de las bebidas consumidas en los bares.

Las firmas cerveceras españolas produjeron casi 35 millones de hectolitros, con un incremento del 4%, y situaron a España en la cuarta plaza entre los países productores de cerveza en la Unión Europea y en la undécima en el mundo. Una parte importante de esta producción está destinada al extranjero: las exportaciones de cerveza encadenan seis años al alza y en 2015 aumentaron un 28,6% respecto al ejercicio anterior. Se vendieron fuera de las fronteras nacionales 2,3 millones de hectolitros del total comercializado, una cifra casi cuatro veces superior a la de hace diez años.

La cerveza se consolida así como la bebida con alcohol con mayor impacto económico, tanto por los impuestos que gravan su consumo como por la creación de empleo. Según los datos de Cerveceros de España, el valor de la cerveza en el mercado se sitúa en unos 15.500 millones de euros, y supone un 1,4% del PIB, y convierte España en el segundo país en el que el sector genera más empleo después de Alemania. El informe cifra en 80.000 los empleos creados en el sector de la hostería —aunque el trabajo en este sector se caracteriza por su fuerte estacionalidad—, un 4% más en términos interanuales.

En su conjunto, el sector cervecero contribuye a la creación de 344.000 puestos de trabajo, un 90% de ellos en la hostería, donde el consumo de cerveza creció un 6% respecto a 2014. El informe de Cerveceros de España cifra en 20.000 los empleos en los sectores abastecedores —de los que casi el 30% en agricultura—, en 10.000 los vinculados al sector minorista y en 6.000 el número de trabajadores directamente empleados por las empresas productoras.

En su conjunto, España es el país de la Unión Europea donde la cerveza tiene más peso a en la generación de empleo, después de Alemania, donde los puestos de trabajo ligados al sector superan el medio millón.

La buena marcha del sector dio salida a la producción agrícola. La cosecha de lúpulo, uno de los principales ingredientes de la cerveza, aumentó en 2015 un 20% gracias a las condiciones meteorológicas favorables en comparación con años anteriores. En 2015 “se recolectaron 1.211 toneladas de flor cultivada, cifra que mantiene España como sexto país productor de lúpulo de en Europa y décimo a nivel mundial”, reza el informe.

Carlos Cabana Godino, secretario general de Agricultura y Alimentación, ha destacado este miércoles la “importancia de la colaboración del sector cervecero con el sector primario, también porque el 90% de la cerveza que se consume en España es de producción nacional”. 

Una manera distinta de consumir

España destaca como país consumidor y productor entre Estados como Alemania, Reino Unido o Polonia, los primeros tres Estados en el clasificación de fabricantes, caracterizado por un clima mucho más rígido que el español. “En la mayoría de países con una fuerte tradición en este sector la mayor cantidad de producto se consume en casa. Se el sabor y la frescura típicos de la cerveza, pero también su contenido alcohólico. En España pasa todo lo contrario”, explica Jacobo Olalla Marañón, director general de Cerveceros de España. En efecto el informe de la patronal destaca que el 84% de los españoles toman cerveza en un bar, acompañada por una tapa. Es más: España lidera la producción y consumo de cerveza sin alcohol en la Unión, que representa un 14,3% de la birra que los españoles bebieron en 2015 “Eso demuestra que aquí lo que se busca es en buena medida la frescura y el sabor propio de la cerveza, y no necesariamente su contenido alcohólico”.

Más información