Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Bolsas mundiales responden con pánico a la tormenta británica del ‘Brexit’

El Ibex 35 cierra con una caída del 12,35%, la mayor su historia. La banca y las empresas turísticas, los sectores más castigados por los inversores

Brexit. Bolsa de Madrid, esta mañana. CLAUDIO ÁLVAREZ

El triunfo inesperado del Brexit ha desatado el pánico en las Bolsas mundiales y ha desembocado en un viernes negro. Los mercados financieros de renta variable han reaccionado con pérdidas generalizadas en todo el mundo. El selectivo español, Ibex-35, registró la mayor caída de su historia con un batacazo del 12,35%. La banca y las grandes empresas del sector turístico perdieron entre un 26% y un 10% de su valor en Bolsa durante la jornada de este viernes. Tras conocerse la noticia, la libra se desplomó hasta tocar su nivel más bajo en tres décadas, aunque posteriormente limitó la caída. La prima subió 30 puntos hasta los 167 puntos.

La mayoría de los inversores mundiales no esperaban la decisión del pueblo británico de dar un portazo a Europa. Las encuestas de última hora no hacían presagiar la tormenta que se desencadenó tras abrir las Bolsas. A los 10 minutos de sonar la campana de apertura se había negociado ya casi la mitad de operaciones que un día normal. Al final de la jornada el volumen de contratación casi triplicó la media mensual, según datos del operador bursátil Bats. Todas las órdenes de los inversores eran de venta y el rojo se extendió rápidamente por los índices del Viejo Continente. La banca ha sido uno de los sectores más perjudicados al enfrentarse a un más que probable escenario prolongado de bajos tipos y una incertidumbre económica creciente.

El selectivo español, Ibex-35, fue uno de los más sensibles al Brexit. Vivió la peor jornada de su historia al dejarse un 12,35%, una caída superior al 9,14% registrado el fatídico 10 de octubre de 2008, en plena tormenta por la caída de Lehman Brothers que desató un colapso financiero mundial cuyas consecuencias aún son visibles. El Ibex se dejó 1.000 puntos de un plumazo y retrocedió hasta los 7.787 puntos a dos días de celebrarse las segundas elecciones legislativas en seis meses, una circunstancia que habrá contribuido a agravar las pérdidas por las dudas sobre el resultado.

En el parqué madrileño, los valores que más han caído son los que tienen más intereses en el Reino Unido. Casi todas las multinacionales españolas cuentan con importantes negocios en las Islas y eso ha repercutido en la negativa evolución de la sesión. IAG, el grupo de aerolíneas en el que se integró Iberia junto a British Airlines, cerró la jornada con unas pérdidas del 26,86% tras reconocer que el Brexit afectará a sus objetivos financieros a corto plazo. Los bancos españoles también se dieron un buen batacazo. Bankia, Santander –que obtiene casi un tercio de sus beneficios en las Islas– y Sabadell --que compró el británico TSB hace poco más de un año-- registraron números rojos de cerca el 20%. Perdieron una quinta parte de su valor en Bolsa en solo unas horas. CaixaBank se dejó un 18,1%; y el BBVA y el Popular, alrededor de un 16%.

Todos los valores que cotizan en el selectivo español registraron números rojos en la sesión de este viernes. Telefónica (-16,12), ArcelorMittal (-12,75%) o la socimi Merlín Properties (14,91%), que esta semana ha anunciado su fusión con Metrovacesa, también se han dejado un buen pellizco en el parqué. La cotizada del Ibex 35 que mejor aguanta a media sesión es FCC, con una bajada del 0,45%.

El reguero de damnificados fue tremendo en casi todas las plazas europeas. El CAC parisino cerró con unas pérdidas del 8,04%; Fráncfort se dejó un 6,82% y Milán, otra de las plazas más damnificadas, retrocedió un 12,48%. Mientras que la Bolsa de Atenas fue la que más se desplomó en Europa (-13,46%), el parqué londinense, el Footsie, fue el que mejor resistió a la ola de miedo de los inversores (-3,15%), tal y como pronosticaron las casas de análisis financiero.

Desplome de la libra

“La reacción de los mercados ha sido más virulenta porque en los últimos días la mayoría de las encuestas concluían que la permanencia ganaría. Esta fuerte reacción muestra que nos estamos moviendo en un territorio completamente desconocido, donde lo único seguro será la incertidumbre”, aseguró este viernes Jean-Michel Six, economista jefe de Europa, Oriente Medio, y Asia de Standard&Poor´s. La agencia de calificación ha emitido un informe en el que auguraba que el PIB del Reino Unido podría retroceder un 1% por el Brexit.

A Wall Street también llegó la onda expansiva. Los principales índices estadounidenses iniciaron la sesión con pérdidas. El industrial Dow Jones se dejaba casi un 3% a dos horas del cierre.

Las divisas también sufrieron las consecuencias de la inesperada decisión. La libra se depreció un 12% nada más abrirse los mercados, una de los mayores tropezones de su historia hasta hundirse a niveles de 1985. Aunque conforme avanzaba la sesión moderaba su caída hasta cerca de un 9%. La divisa británica se desplomó incluso más que el famoso miércoles negro de 1992 en el que George Soros se hizo rico especulando contra la libra. Entonces sólo cayó un 4,1%. Standard & Poor's ha adelantado que la calificación de triple A para la economía británica se hace insostenible. El euro sintió los efectos del cataclismo financiero y aunque arrancó con fuertes bajadas limitó la caída a cerca de un 2% hasta los 1,11 dólares.

En el mercado de deuda soberana, el rendimiento del bono alemán a 10 años se sitúa en el -0,040%, es decir, que los inversores deben pagar 0,14% para invertir en la deuda germana. Y la prima de riesgo de España se ha llegado a disparar hasta los 190 puntos, casi 60 puntos más que el jueves pasado. Alcanza así su mayor nivel desde febrero de 2014. Al cierre de la sesión, la prima ha rebajado la escalada hasta los 167,9 puntos básicos, casi 30 puntos básicos más que al inicio de la jornada. La estampida de la prima tiene que ver tanto por la caída de la rentabilidad del bono alemán —los inversores lo consideran el más seguro y recurren a él lo que empuja su rentabilidad a la baja— como por las dudas sobre el impacto del Brexit sobre la economía española.

El precio del petróleo también se ve afectado por las sacudidas en los mercados y se abarata alrededor de un 5% hasta el entorno de los 48 dólares.

El oro vuelve a los valores de 2014 tras el ‘Brexit’

L. C.

La decisión de los británicos de salir de la Unión Europea se ha traducido en un repunte del oro, que a primeras horas de la mañana ha recuperado los valores de hace dos años. Al cierre de la negociación, el oro superó la barrera de los 1.300 dólares la onza, con una subida del 4,2%. Era desde julio de 2014 que el metal precioso no tenía estos precios.

El valor de la onza calculada en dólares –el precio de referencia a nivel internacional– alcanzaba este viernes los 1.315 dólares. La naturaleza de activo de refugio que comparte, entre otros, con el bono alemán a 10 años, hace que los inversores se decanten por transferir sus depósitos en oro si hay temores de caídas de las Bolsas. En este sentido, el metal amarillo vive todas las sacudidas de los mercados internacionales como una oportunidad para aumentar de valor.

Entre enero y marzo de 2016 el oro ya selló su mejor trimestre desde 1986. Se convirtió entonces en uno de los observados especiales de los analistas económicos internacionales, que empezaron a debatir sobra la conveniencia de apostar por el metal amarillo.

Más información