Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI reprocha a España la escasa ayuda a la I+D privada

El director de Asuntos Fiscales del Fondo pide que se concentren más los incentivos en las nuevas empresas y eliminar las desgravaciones a la propiedad intelectual

El FMI reprocha a España la escasa ayuda a la I+D privada

El director de Asuntos Fiscales del Fondo Monetario Internacional (FMI), Vitor Gaspar, ha recomendado a España que tenga una mayor visión de largo plazo respecto a los incentivos concedidos al I+D de las empresas. Según sus datos, el Estado español necesita gastar mucho más y rediseñar algunos de los esquemas empleados.

En un seminario celebrado en la Fundación Cotec, en Madrid, Vitor Gaspar mostró su honda preocupación por las reiteradas revisiones a la baja del crecimiento mundial y cómo eso se estaba reflejando en un empeoramiento de las proyecciones de deuda pública sobre PIB de prácticamente todos los países. Por primera vez desde la Gran Depresión, el PIB per cápita de Estados Unidos está creciendo por debajo del 2,1%, alertó el exministro de Economía y Finanzas de Passos Coelho entre 2011 y 2013.

El FMI reprocha a España la escasa ayuda a la I+D privada

¿Y cómo se pueden atajar esos crecimientos cada vez más decepcionantes? En opinión de Gaspar, sólo haya una vía: invertir más en Innovación. "Es cuestión de tener una visión más a largo plazo", subrayó el alto cargo del Fondo. De acuerdo con los cálculos de la Institución, un incremento de 0,4 puntos del PIB en ayudas al I+D elevaría a largo plazo el crecimiento potencial de la economía en un 5%.

Y en este capítulo las cifras de España se antojan muy pobres comparadas con las principales economías del mundo. Tal y como se puede apreciar en la tabla adjunta, en porcentaje de PIB el Estado español destina la mitad de ayudas que, por ejemplo, Estados Unidos o Irlanda. Y sólo desembolsa una tercera parte de lo que dedican Francia o Corea, los líderes en esta materia. Superan a España hasta países como China, Hungría, Eslovenia, la República Checa o Portugal.

Llama la atención que Alemania y Finlandia se sitúen a la cola de este ranking. Sin embargo, estas dos naciones gozan en cambio de unos sectores industriales más potentes que precisan de menos ayudas.

"El PIB de España crece y sin embargo el gasto sobre PIB en I+D se está reduciendo. Estamos ante una recuperación económica sin Innovación", comentó la presidenta de Cotec, Cristina Garmendia en el mismo foro.

Sin embargo, no basta solo con gastar más. A juicio del Fondo, también hay que gastarlo mucho mejor. Y en el caso de España, el Instituto sito en Washington critica con especial dureza el uso de la 'patent box', unos incentivos fiscales usados para fomentar las patentes y la propiedad intelectual como planos o modelos. Los economistas del Fondo consideran que esta figura tributaria ni nos sale barata, ni nos resulta efectiva a la hora de fomentar de verdad el I+D.

Con independencia de que sean subsidios o desgravaciones fiscales, los expertos de FMI recomiendan que las ayudas públicas se centren fundamentalmente en las nuevas empresas, sin importar el tamaño que tengan. "Se trata de no perder la oportunidad de que se cree un Facebook o un Google. Y para ello son mejores los créditos fiscales reembolsables", explica Gaspar. Por supuesto, la posibilidad de monetizar estas ayudas si se registran pérdidas debe diseñarse con mucho esmero. Para el Fondo, hay que evitar que estos créditos fiscales se usen de forma espuria: algunas multinacionales incurren en la mala práctica de llevarse los beneficios a otro país, dar pérdidas en el país que brinda estas ayudas y, por tanto, embolsarse el incentivo fiscal.

El FMI también censura la obsesión de los Estados por impulsar las pymes. En muchas ocasiones, éstas no son las mejores destinatarias de las ayudas a la I+D porque se encuentran atrapadas por una legislación que desincentiva su crecimiento. A poco que engorden su tamaño, precisan de una representación sindical, sufren mayores exigencias contables o más inspecciones de Hacienda, de modo que muchas veces prefieren quedarse como están, afirma Gaspar.

Por qué es necesario que el Estado apoye la I+D

Los expertos del FMI consideran que la I+D de las empresas se suele enfrentar a dos grandes obstáculos. Por un lado, las empresas con menor tamaño tienen bastante difícil acceder al crédito, sobre todo después de las turbulencias financieras de la gran crisis. Por otro, las empresas sólo miden la I+D de acuerdo con el impacto que tiene en sus resultados. Y por eso, únicamente desarrollan aquello que pueda generarle beneficios. Sin embargo, el FMI sostiene que los efectos indirectos positivos de la I+D son muchísimos. Genera enormes sinergias, transferencias de tecnología o economías de escalas que el Estado debería tener en cuenta a la hora de apoyar la Innovación.

Más información