Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

No es la clase media; es la clase baja

Los ciudadanos con rentas menores alcanzan casi el 40%, 12 puntos más que antes de la crisis

Un mendigo junto a un cajero en Madrid, en 2013. AFP / Getty

El porcentaje de personas que ha llegado a formar parte de la clase baja de la sociedad española durante la Gran Recesión (años 2007 a 2013, últimos datos disponibles) subió casi un 12 puntos porcentuales: del 26,6% de la población al 38,5%. Este es el problema principal de la sociedad española, no el de las clases medias, por otra parte muy significativo. Lo que ha sucedido es que en los largos años de la bonanza, pocos ciudadanos querían definirse de clase baja por un factor de emulación; una amplia porción de la población se sentía ascendente, con un incremento del consumo y el acceso a una vivienda en propiedad, gracias al aumento de los ingresos personales y familiares y también debido a un endeudamiento sin límites facilitado por unos tipos de interés muy bajos. La "ilusión monetaria" de buena parte de esas aparentes clases medias se quebró con la crisis económica y apareció el eslogan de "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades".

Un magnífico estudio de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas ( Distribución de la renta, crisis económica y políticas redistributivas ) ha puesto negro sobre blanco algunas de las tendencias de la estratificación social: 1) la renta per cápita y por hogar al inicio de la segunda década del siglo XXI ha retrocedido a los niveles de finales del siglo pasado; 2) no solo ha caído la renta sino que el reparto de la misma ha empeorado sustancialmente desde el inicio de la crisis, con máximos históricos de desigualdad; 3) el aumento sin parar de esta desigualdad unido a la caída importante de los ingresos conlleva que los estratos inferiores en la distribución han visto disminuir sus niveles de vida de forma drástica. "Ello ha generado", dice el informe, "situaciones de pobreza y exclusión social que, hace unos años, parecían desterrados de nuestra sociedad".

Más pobres, más desiguales, menos protegidos y más precarios. Esta es la herencia estructural que deja en nuestro país la crisis y la gestión de la misma (la política económica aplicada, y reformas como las laborales, aprobadas en este periodo). Si se tuviera que establecer una clasificación del modo en que se han reducido las rentas reales, esta sería la siguiente: el 30% de las rentas menores han perdido alrededor de un 20% de sus ingresos; las clases medias han perdido alrededor del 6%-7%, mientras que las rentas muy altas han subido (Lisdata; elaboración de Kiko Llaneras a partir de un gráfico de Branko Milanovic).

Según el informe de la Fundación BBVA y el IVIE, la renta media disponible de las familias pasó en el periodo contemplado de alrededor de 28.000 euros en 2007 a 22.000 euros, y las personas que se consideraban de clase media bajaron del 60,6% al 52,3%, lo que supone unos tres millones de ciudadanos. El Banco Mundial ha utilizado el concepto de "vulnerables" para referirse a aquellas personas o familias que un día se sintieron parte de la clase media y que la crisis económica ha bajado de escalón. Son clases muy móviles. En el año 1997, el gran economista Rudi Dornbusch, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, ya desaparecido, publicó un artículo de referencia titulado "Bye, bye, middle class", en el que preanunciaba lo que podía suceder, mucho antes de la llegada de la Gran Recesión. Este texto se olvidó en sociedades como las de algunos países del sur de Europa, España entre ellos, y buena parte del continente latinoamericano, en donde las clases medias emergieron con fuerza durante la parte alta del ciclo económico. El artículo de Dornbusch ha vuelto a ponerse de actualidad, pero lo más lacerante de la cartografía social está más abajo: en ese casi 40% de la población de clase desfavorecida que vive "situaciones de pobreza y exclusión que hace unos años parecían desterradas de nuestra sociedad".