Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cooperativas agroalimentarias sortean la crisis

Subieron las ventas el 19%, duplicaron el margen de explotación y redujeron la deuda

Instalaciones de la cooperativa Las Marismas de Lebrija, en Sevilla. Ampliar foto
Instalaciones de la cooperativa Las Marismas de Lebrija, en Sevilla.

Las cooperativas agroalimentarias han superado con nota los años más difíciles de la crisis económica que arrancó en 2008 y se ha prolongado durante más de un lustro. Las cooperativas han sorteado la recesión con un aumento de ventas, mantenimiento del empleo, duplicando sus márgenes de explotación, reduciendo su deuda y mejorando su tesorería. Esas son las principales conclusiones de un estudio sobre el comportamiento del sector, realizado sobre la evolución de un millar de entidades asociativas del sector agroalimentario entre 2011 y 2013 por la Universidad Politécnica de Cartagena para Cajamar.

El informe destaca "el buen comportamiento y la evolución favorable de todos los indicadores económicos y financieros analizados en el periodo 2011-2013". El director del trabajo, Narcis Arcas, confirma el buen comportamiento de un sector que, por su dinamismo le convierte en un motor de la actividad económica y herramienta fundamental para los mercados exteriores.

El informe también evidencia los claroscuros de un sector sujeto a una gran competencia. Aunque en los últimos años se ha desarrollado un ligero proceso de concentración, la realidad es que el minifundismo y la gestión menos profesional en las entidades más pequeñas se mantienen como unas de sus asignaturas pendientes. Solamente una cooperativa, Coren, llegó a la facturación de los 1.000 millones de euros y en el último año solamente se han constituido tres cooperativas vía fusiones, Dcoop-Baco en aceite y vino; Ovispan en ovino y el Grupo AN cuya actividad se extiende por varios sectores agroalimentarios.

Las cooperativas agroalimentarias tienen una excelente posición de liquidez, tanto a corto como a largo plazo, con una evolución favorable que reduce el riesgo de sufrir tensiones financieras, según los datos manejados en el estudio. Esto revela que las cooperativas tienen un adecuado equilibrio financiero donde el capital circulante representaba el 13,8% de los activos. El grado de capitalización de estas entidades es igualmente muy favorable y con una evolución también positiva. Los recursos propios pasaron del 42,7% en 2011 al 43,5% dos años después.

Las ventas suben un 19%

La facturación en ese periodo registró un crecimiento del 18,8%. La carga financiera tuvo una evolución favorable al suponer solamente el 1% de sus ventas lo que les proporciona una gran fortaleza ante los retos de la inversión y la competitividad. Han mejorado los márgenes de explotación que pasan de representar el 0,62% en 2011 al 1,63% en 2013. Los niveles de endeudamiento a corto se mantienen en un 39%, mientras se reducen a largo plazo hasta el 14%

Las cooperativas agroalimentarias y las Sociedades Agrarias de Transformación ascienden a casi 24.000 entidades con una facturación de 26.000 millones de euros, suponen el 60% de la Producción Final Agraria, el 29% de las ventas de toda la industria alimentaria, 96.000 empleos fijos y más de un millón de socios.

Su mayor importancia radica en que las mismas se hallan en su totalidad ubicadas en el medio rural donde son clave del entramado socioeconómico.