Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amancio Ortega recibió en su 80 cumpleaños una fiesta sorpresa de toda su empresa

Inditex organizó un 'flashmob' para su fundador, que no pudo evitar las lágrimas al ver a cientos de empleados

Amancio Ortega.  Amancio Ortega en su fiesta de cumpleaños en Inditex

Amancio Ortega cumplió 80 años el 28 de marzo. El mayor homenaje se lo hicieron en la empresa que fundó, Inditex. La plantilla al completo de la sede central, en Arteixo (A Coruña), preparó una fiesta sorpresa. El empresario llegó a la compañía y al salir del ascensor se encontró a su hija Marta Ortega, una de las artífices de todo el evento. Recorrió junto a él su empresa donde cientos de empleados aplaudían a su paso. Además, habían preparado un flashmob grabado, un baile en honor del empresario gallego, que incluía a cientos de empleados de todos los departamentos, fábricas y tiendas de diferentes partes del mundo.

Amancio Ortega, según se puede ver en un vídeo que recoge la jornada (que se grabó para que el empresario y los empleados tuvieran un recuerdo de la fiesta) no puede reprimir las lágrimas de emoción cuando recorre la compañía con su plantilla y su familia. Es una imagen poco habitual del creador de Zara, muy discreto y hermético.

Nacido en Busdongo de Arbas, León, en 1936, Ortega empezó su carrera de empresario con una pequeña tienda de batas de señora en A Coruña en los setenta. Hoy Inditex es la mayor empresa textil del mundo y Ortega, uno de los hombre más ricos del planeta. La compañía cuenta en la actualidad con 152.854 empleados y más de 7.000 tiendas en 88 mercados de todo el mundo.

Pese a que dejó en 2012 la presidencia de su compañía en manos de Pablo Isla, Ortega no se ha apartado de su empresa. Los empleados cuentan que acude muchas veces a comer a la cantina de Inditex, donde va la mayoría de la plantilla de las oficinas y las fábricas que tiene allí Inditex. De ahí que sus allegados pensaran que era en Arteixo donde le podían hacer un homenaje por sus ocho décadas de vida.

Más información