Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bancos y tecnológicas se preparan para el fin del dinero en efectivo

El incremento del uso del pago vía móvil generará una reestructuración de la red bancaria y los hábitos de los clientes

El foro 'No Money: el fin del dinero en efectivo', organizado por EL PAÍS
El foro 'No Money: el fin del dinero en efectivo', organizado por EL PAÍS

Los bancos y las tecnologías se observan y compiten para comprender si ha llegado el fin de la era del dinero en efectivo. Imaginar una sociedad que a medio plazo funcione sin billetes ni monedas es fácil ya en países como Dinamarca, donde uno de cada tres ciudadanos realiza transacciones solo a través del móvil. Otros estados del Norte de Europa, como Alemania y Suecia, siguen sus pasos. Claus Bunkenborg, jefe de departamento de soluciones al cliente de Danske —el principal banco danés—, considera que la apuesta de muchos de sus conciudadanos para la solución de pago vía móvil a través de la aplicación de la entidad responde tanto a factores culturales como a la confianza de los usuarios hacia su banco.

La clave, dice Bunkenborg, está en reducir los pasos para que un ciudadano pueda ingresar dinero a otro ciudadano con un simple movimiento de dedo en su móvil. "Y si hay un uso fraudulento de tarjeta, nosotros nos responsabilizamos", agrega. El nuevo escenario al que se enfrenta el sector tecnológico y financiero ha sido el centro de un intenso foro que tiene lugar este lunes bajo el título No Money: el fin del dinero en efectivo, organizado por EL PAÍS en la fundación Francisco Giner de los Ríos de Madrid, con el patrocinio de Santander y Vodafone, y con la colaboración de Iberia. Se han abordado temas como la seguridad, la transparencia y la difusión de los modelos de pagos alternativos, desde las transacciones vía móvil hasta el uso de monedas virtuales.

La diferencia cultural en el modelo de pago sin dinero en efectivo se puede representar en cifras. Si en Dinamarca el 75% de ciudadanos ya utilizan formas de pago alternativas, en España la proporción es reducida, de cerca del 25%. Muchas personas no confían en la seguridad de este método de pago, admiten los expertos, quienes consideran que parte del proceso es "educar" a los clientes a esta nueva realidad. "El proceso de digitalización es imparable", considera David Alonso, responsable de Samsung en transacciones comerciales a través de canales electrónicos. "Creo que ya ha empezado la carrera hacia el pago por dispositivos móviles, y no hay marcha atrás", añade.

Revolución en las finanzas

"La transformación digital está cambiando el paradigma de muchos sectores, y el de la banca no es inmune", agrega Blanca Echaniz, de Vodafone, quien revela ventajas y desventajas del proceso: los nuevos sistemas de pago permitirán a los bancos captar clientes nuevos, pero las entidades se verán obligadas a reestructurar su estructura bancaria, renunciando en muchos casos a las sucursales, o innovando en este ámbito. "A lo mejor no será necesario cerrar, sino transformar la oficina hacia una nueva oficina bancaria, con un concepto diferente, por ejemplo un centro de servicio o centro de encuentros", matiza Echaniz.

Del debate se desprende que la relación entre entidades y operadores tecnológicas podrá desembocar en una batalla para la captación de la parte más consistente de este negocio. Sinead O’Connor, del área de innovación de Santander, considera que el modelo de futuro pasa por tener una “red de oficinas fuerte”, pero admite la apuesta de Santander por trabajar junto a plataformas externas, puesto que el “sector es consciente del cambio”.

"La competencia es buena", cree David Alonso, quien añade que esta "batalla" la ganará quien garantice un servicio más rápido y satisfactorio, pero también seguro para sus clientes. Más escéptico respecto a este punto se muestra Julián Moral Carcedo, doctor de análisis económico de la Universidad Autónoma de Madrid, quien considera que los tiempos de desaparición del dinero en efectivo no serán breves. “Si no hay una regulación muy fuerte, incluso los jóvenes serán muy reacios a utilizar dinero que no sea efectivo”, sostiene

La incógnita del Bitcoin

Más difícil que el pago por el móvil es la cuestión de la seguridad en las transacciones a través de monedas virtuales como el Bitcoin. “El peligro es el de construir un mundo donde no habrá derecho al olvido, donde se registrarán todas las transacciones y no sabremos lo que ocurrirá si un día un dispositivo de pago digital no funciona”, sostiene Gianluca D’Antonio, presidente de la asociación ISMS Forum Spain, que trabaja para garantizar la seguridad de la información en España. El sistema bancario, sin embargo, no quiere quedarse atrás con respecto a este instrumento. “Aplicaciones como blockhain o sistemas como el Bitcoin nos obligan a cambiar. Es algo que fomenta la competencia y que nos empuja a una mejora del servicio”, señala Claus Bunkenborg, del banco danés Danske.

No obstante, Jesús Pérez, presidente de la asociación española de Fintech e Insutech cree que el avance de la tecnología modificará también el paradigma de la confianza. "El proceso de transparencia del sistema financiero se acelerará con la innovación tecnológica. Y los servicios también mejorarán, porque todo será digital en un futuro", asegura.

Y frente a la irrupción de nuevos competidores, como empresas emergentes muy innovadoras, Pérez confía en que la solución para los bancos podría ser la de adquirir estas entidades, de la misma forma como hoy lo hacen los gigantes tecnológicos con las start-ups. "Estamos en el principio de los principios, que es el pago, pero esto irá mucho más allá, y la banca tiene que cambiar si quiere sobrevivir", concluye Alonso.