Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto de Ciudad Real se adjudica por 56,2 millones

El juez concede el aeródromo a CR International Airport tras varias subastas fallidas y cientos de millones públicos perdidos

Fachada y aparcamiento vacío del aeropuerto de Ciudad Real. Ver fotogalería
Fachada y aparcamiento vacío del aeropuerto de Ciudad Real.

Cuatro años después de su cierre y tras un rocambolesco proceso judicial, el aeropuerto de Ciudad Real se ha vendido por 56,2 millones de euros a la sociedad CR International Airport. El juez de lo Mercantil de Ciudad Real, Carmelo Ordóñez, que lleva el caso, comunicó este viernes la adjudicación a esta firma que concurría junto con otras cuatro para hacerse con esta polémica infraestructura.

Se confirma así un desastre financiero que, pese a tener la etiqueta de proyecto privado, ha costado cientos de millones del contribuyente, puesto que desde el principio fue impulsado por las autoridades autonómicas. El Gobierno regional de José Bono y, posteriormente, el de su sucesor y compañero del PSOE José María Barreda, se implicaron directamente en la promoción de este aeropuerto fantasma.

Financiado por Caja Castilla La Mancha

El proyecto fue financiado al 100% por Caja Castilla La Mancha (CCM), controlada entonces por el Ejecutivo regional, que asumió un riesgo crediticio de 337 millones de euros, según un informe del Banco de España. La caja era además el principal accionista de la sociedad promotora, con el 68% del capital. CCM tuvo que ser intervenida por el Banco de España para salvarla de la quiebra y, posteriormente, vendida a Cajastur, tras una fuerte inyección de dinero público.

Lo gobiernos socialistas de Bono y Barreda impulsaron el proyecto pese a su carácter privado

No se conocen las cifras exactas pero se habla de una inversión solo en las instalaciones de 450 millones de euros, y de hasta 1.000 millones si se tiene en cuenta las expropiaciones de terrenos, las subvenciones a las aerolíneas y el coste de mantenerlo abierto cuatro años, desde que arrancara el proyecto en 2002 con la declaración como Proyecto de Singular Interés (PSI).

La empresa adjudicataria ha hecho efectivo este viernes el ingreso del aval por un importe de 1,873 millones de euros, y dispone de un plazo de cuatro meses para pagar el resto, y que la adjudicación provisional pase a ser definitiva. Esta vez parece que se confirmará la venta, puesto que el juez Ordóñez se ha mostrado optimista con el proyecto presentado, al que considera “serio" y estima que "va a generar muchos puestos de trabajo e inversión”.

El primer avión transportó a 15 miembros de las casas regionales 

El juez ha señalado que en los próximos días comunicará la decisión a AENA, Aviación Civil, la subdelegación del Gobierno y el resto de administraciones implicadas en la venta del aeropuerto con el fin de poder tramitar la licencia que permita de nuevo operar desde esta infraestructura.

Las otras empresas que pujaban por el aeródromo son N.Space, Global 3 Aéreo, Grupo Orden 12 y Richard Taffin de Givenchi. No obstante, a estas dos últimas se les va a deducir testimonio procesal al haber comprobado que ambos presentaron presuntamente un aval falso, con el fin de “engañar al juzgado”, por lo que se "han visto inexorablemente fuera del proceso”, según declaró el juez.

Varias subastas

Este es no es el primer proceso de subasta que se realiza sobre el aeropuerto de Ciudad Real. El anterior fue declarado nulo el pasado 27 de enero, tras una polémica adjudicación en julio de 2015 a Tzaneen International por 10.000 euros. Este grupo inversor chino logró hacerse por esa cantidad irrisoria con los elementos principales de la instalación, como las pistas de aterrizaje o los hangares, aprovechando que una semana antes la subasta había quedado desierta. Pero otros activos, como el aparcamiento o los terrenos cercanos necesarios para lograr la declaración de impacto ambiental, no estaban incluidos en el lote.

El juez anuló la subasta en enero pasado al entender que se había modificado el plan de liquidación sobre la marcha, separando en dos bloques el aeropuerto y otros terrenos para subastarlos por separado, sin consultar a la empresa concursada y sus acreedores ni seguir el cauce judicial adecuado.

El aeropuerto Don Quijote que iba a ser la alternativa a de Madrid- Barajas hizo honor a su nombre y se quedó en un proyecto quijotesco. Las obras comenzaron en 2004, y se inauguró en diciembre de 2008, con el aterrizaje de un pequeño avión de hélices de Air Nostrum, en en el que viajaban 15 miembros de las casas regionales de Castilla-La Mancha en Barcelona. Aquel vuelo fue premonitorio del fiasco. Ni las generosas subvenciones regionales a aerolíneas como Air Berlin o Ryanair lograron atraer pasajeros. Un vuelo privado fue el último avión que despegó de Ciudad Real, el 13 de abril de 2012.

GMT

               

Text-to-speech function is limited to 100 charactersOptions : History : Help : FeedbackClose

Más información