Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los precios de los alimentos suben un 1% en marzo por el azúcar

El aumento se debe al encarecimiento del azúcar y del aceite de palma, según la FAO

Trabajadores sobre sacos de azúcar en una planta de Kenia.
Trabajadores sobre sacos de azúcar en una planta de Kenia. (REUTERS)

Los precios de los alimentos básicos subieron en marzo un 1% respecto a febrero. El motivo de este aumento es el encarecimiento del azúcar y del aceite de palma, según ha informado este jueves la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La FAO elabora cada mes este índice, que mide la evolución del costes de cereales, carne, productos lácteos, aceites vegetales y azúcar. En marzo alcanzó los 151 puntos, su mayor nivel en lo que va de año, pero un 12% inferior al mismo mes del año pasado y un 34% menos que el valor de 2011, cuando el indice alcanzó el valor más alto desde el año 2000 (229,9 puntos).

La agencia de Naciones Unidas destaca que el aumento del déficit de producción de azúcar de este año y su uso para obtener etanol en Brasil hicieron incrementar su precio un 17,1% en un mes, hasta alcanzar su nivel más alto desde noviembre de 2014.

La sequía en Malasia e Indonesia, los dos principales productores mundiales de aceite de palma, es la causa del incremento del 6,3% del precio del aceite vegetal, que la FAO identifica como otro de los factores que ha determinado la subida del índice.

Los precios de los lácteos bajan

Los precios de los productos lácteos se redujeron el 8,2% y llegaron a su nivel más bajo desde junio de 2009, mientras que el coste de los cereales encadenó cinco meses consecutivos al alza, debido a las buenas perspectivas de cosecha en la nueva temporada.

La ligera disminución de la producción mundial de cereales de2016/17 prevista por la FAO sería resultado en gran medida de una menor producción de trigo a nivel mundial, que ahora se espera ascienda a 712,7 millones de toneladas, cerca de 20 millones de toneladas menos que en 2015. La disminución se debe principalmente a la menor superficie plantada en la Federación de Rusia y Ucrania, afectados ambas por el tiempo seco.

La FAO prevé para este año que la producción mundial de maíz crezca un 1,1%, hasta los 1.014 millones de toneladas), "impulsada por la recuperación de los rendimientos en la Unión Europea y la ampliación de la superficie plantada en los Estados Unidos", pero a la vez espera "una caída de la producción de maíz en África austral y Brasil, debido a la sequía y las condiciones de crecimiento adversas asociadas al fenómeno de El Niño".

También se prevé un incremento de la producción mundial de arroz, que según la FAO crecerá un 1%, hasta los 495 millones de toneladas, "gracias a un retorno a condiciones meteorológicas normales en el hemisferio norte y Asia, donde las lluvias irregulares han afectado a la actividad de siembra de las últimas dos temporadas". La producción mundial, aunque perjudicada por los precios poco atractivos, se prevé aumente un 1,0 por ciento, hasta los 495 millones de toneladas.

A pesar de ello, la agencia de Naciones Unidas vaticina que el comercio internacional de cereales se reduzca tanto este año como en 2017 "debido a la abundancia de existencias almacenadas y un crecimiento modesto de la demanda en muchos países importadores".