Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Son ilegales las sociedades ‘offshore’? Depende de para qué se usen

En Panamá es difícil abrir cuentas, pero es más fácil tener sociedades

La sombra de un hombre de negocios llegando a Jersey, uno de los territorios considerados como paraísos fiscales

Desde julio de 2011 Panamá no está considerado como un paraíso fiscal para España. En aquel año firmó un acuerdo de doble imposición e intercambio de información por lo que España le sacó de la lista negra de los paraísos. Sin embargo, aún lo definen como un refugio tributario por su cierta opacidad mercantil y baja tributación. En junio del año pasado la Comisión Europea aprobó una lista con 30 estados o jurisdicciones que consideraba paraíso fiscal. En esta lista negra figura Panamá.

En Panamá, como otros países con legislaciones fiscales flexibles, lo habitual es trabajar con sociedades offshore, que son aquellas constituida y registrada en un país diferente del que opera. Normalmente, estas sociedades apenas tienen actividad en la jurisdicción donde se crean. Su constitución no es ilegal. De hecho, casi todas las multinacionales españolas que cotizan en el Ibex 35 tienen filiales offshore para operar en otros países. Las utilizan para operar en estados más inestables o donde el tráfico mercantil se rige por normas menos seguras.

Pero hay otras razones para usar este tipo de sociedades, que son relativamente asequibles y fáciles de constituir. Se pueden utilizar para ocultar patrimonio, dinero procedente de actividades ilícitas o para ocultar dinero al fisco o a las autoridades públicas de los países. Esta una de las prácticas más habituales de estas sociedades offshore. Con algo más de 200 euros se puede registrar una de estas sociedades en una jurisdicción offshore. En función de la legislación de cada territorio incluso se podría pagar porque al frente de estas empresas aparezcan testaferros e incluso falsos empleados.

Esta empresa actuaría como sociedad pantalla de los verdaderos titulares. Incluso en estructuras más complejas se utilizan varias de estas firmas para crear un entramado que apenas dejaría rastro para las autoridades. Las cruzadas de la OCDE y el G20 contra los paraísos fiscales, las nuevas leyes antiblanqueo, (acuerdo FATCA) obligan a los bancos a identificar a los ciudadanos extranjeros con cuentas en otros países. Si utilizan este tipo de sociedades quedan ocultos de los ojos de las autoridades tributarias. Las sociedades offshore están asociadas a los paraísos fiscales por ser en estos territorios donde suelen registrarse.

Un reciente informe de la OCDE, que agrupa a las 34 economías más desarrollado del mundo, que analiza los sistemas tributarios de los países de América Latina y el Caribe, desvela que Panamá es el quinto país con menor presión fiscal de la región y el que menos tributos exige por los bienes y servicios. Hay que señalar, en cualquier caso, que solo una parte de las sociedades que aparecen en los papeles filtrados del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca fueron constituidas en el país del itsmo. El lugar donde están registradas más sociedades mencionadas en los documentos, unas 113.000, aproximadamente la mitad del total, es en las islas Vírgenes Británicas.

Muchos ricos en Panamá

Panamá ha funcionado con gran opacidad fiscal durante mucho tiempo y sigue bajo la lupa de organismos internacionales contra el blanqueo de dinero, sobre todo del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) contra el blanqueo de capitales.

Según un empresario español con empresas en Panamá, que pide en el anonimato, en este país “es muy difícil y laborioso abrir una cuenta corriente en un banco. Comprueban los nombres de todos los titulares, las sociedades a las que pertenecen, sus participaciones cruzadas, etc. Sin embargo, parece menos complejo abrir una sociedad, sobre todo porque es habitual que los titulares sean panameños con contactos en el país”.

En su opinión, es frecuente coincidir en la ciudad con norteamericanos y latinoamericanos que cuentan con sociedades radicadas en el país del Canal. “Siempre se dice que, después del negocio que genera el Canal, la industria más importante para Panamá es la financiera”.

Un abogado fiscalista, con clientes en todo el mundo, recuerda que aunque ha cambiado la legislación por la presión del Gobierno de EE UU y de la Unión Europea, “Panamá sigue siendo un lugar con muchos despachos de abogados expertos en movimiento de dinero, algunos conectados con Miami donde hay muchos servicios financieros de todo tipo. Lo más habitual es tener sociedades para pagar menos impuestos; otra cosa más compleja es blanquear capitales porque eso es más grave, sobre todo si se detecta por los convenios de información internacional”, añade este experto que también pide el anonimato.

Los dos grandes bancos españoles, el Santander y el BBVA estuvieron allí pero finalmente han vendido sus filiales para evitar problemas de reputación y los costosos servicios jurídicos que hay que contratar para explicar a todos los organismos la limpieza de su funcionamiento.

Más información