Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Grandes compras y operaciones en tres lustros prolíficos

La expansión internacional y la consolidación de Telefónica han caracterizado los 16 años de presidencia de César Alierta

En los más de tres lustros en los que César Alierta ha presidido Telefónica han estado marcados por una ferviente actividad empresarial tanto en Europa como en el ámbito global. La estrategia llevada a cabo a partir del año 2000, cuando Alierta cogió las riendas de la empresa, se ha traducido en una gran expansión en diversos sectores de las telecomunicaciones y en la consolidación del grupo en el mercado latinoamericano.

Operación Verónica. El estreno de la presidencia de Alierta coincidió con el primer empujón a la internacionalización de Telefónica. El 2 de julio de 2000, 25 días antes de su elección, el grupo cerró la primera parte de la Operación Verónica y anunció la exitosa suscripción de sus ofertas públicas de adquisición (opa) sobre Telefónica de Argentina y las operadoras brasileñas Telesp y Telesudeste Celular. La multinacional pasó así a controlar las tres compañías gracias a una operación que necesitó una ampliación de capital de 13.900 millones de euros. La firma sentó así las bases de su futura expansión en la región.

Venta de Antena 3. En mayo de 2003 Telefónica finalizó la venta del 25,1% del canal televisivo Antena 3 al grupo editorial catalán Planeta por 364 millones de euros.

Compra de BellSouth en Latinoamérica. La adquisición en marzo de 2004 de las filiales de la compañía estadounidense BellSouth en 10 países latinoamericanos convirtió Telefónica en la cuarta operadora mundial de telefonía. La compra, que conllevó un desembolso de 4.731 millones de euros, le permitió aumentar en 10,5 millones el número de clientes en la región. El hasta ayer presidente César Alierta declaró que la adquisición “crea valor para el accionista e incorpora un nuevo mercado potencial de cerca de 90 millones de nuevos clientes”. Los analistas de S&P, sin embargo, advirtieron de que la operación implicaba una mayor exposición a los riesgos económicos y políticos en esos países.

Compra (y venta) de O2. Con la compra en octubre de 2005 de 02, el segundo operador de Reino Unido, Telefónica llevó a cabo la mayor inversión de una empresa española fuera de las fronteras nacionales (17.700 millones de libras entonces unos 26.094 millones de euros). En marzo del año pasado el grupo español acordó la venta del negocio inglés de 02 a Hutchison Whampoa. Telefónica conserva la filial alemana, que reforzó con la compra de E-Plus a KPN y luego sacó a Bolsa.

Páginas Amarillas. En abril de 2006 Telefónica vendió por 1.838 millones de euros el 60% de TPI- Páginas Amarillas a Yell, el equivalente de la firma en Reino Unido. La decisión de vender la sociedad que gestiona los directorios telefónicos siguió la estela de las demás grandes operadoras europeas: también British Telecom, Telecom Italia, la sueca Telia y la noruega Telenor vendieron las homólogas de TPI.

Portugal Telecom y Vivo. En 2010 Telefónica dio un paso más en su expansión latinoamericana. El 28 de julio el grupo firmó un acuerdo con Portugal Telecom (PT) y compró su 50% de Brasilcel, la sociedad que controla la operadora brasileña Vivo. El Gobierno portugués, que entonces presidía José Sócrates, dio el visto bueno a una operación que se concretó después de una pugna de casi tres meses entre las partes. La empresa española desembolsó en tres plazos 7.500 millones de euros en efectivo. Cinco meses más tarde el grupo entonces presidido por Alierta anunció la fusión de Vivo con la proveedora de telefonía fija e Internet Telesp, en el marco de una reorganización del negocio de Telefónica en el mercado brasileño. La fusión implicó la cotización en Bolsa de la sola Telesp, aunque utilizando la marca comercial de Vivo.

Atento y el reajuste. La venta en diciembre de 2012 de su filial de gestión de relaciones con los clientes, Atento, implicó para Telefónica un doble adelgazamiento: el de su deuda y el de su plantilla. El conjunto de compañías controlado por la gestora de activos financieros Bain Capital adquirió Atento por 1.051 millones de euros, lo cual implicó una reducción de 812 millones de la deuda del grupo. Según la memoria de resultados de Telefónica de ese año, la venta se tradujo también en una reducción de un 50% de la plantilla del grupo, que hasta ese momento contaba con 272.598 empleados.

Telecom Italia, Endemol y Airwave. 2007 fue para Telefónica un año de operaciones europeas. En abril, tras desembolsar 2.314 millones de euros, se quedó con el 42,3% de Telco, la sociedad instrumental que controla Telecom Italia, y se convirtió así en su primer accionista hasta el pasado año, en que dejó la compañía. Ese mismo mes la venta a la australiana Macquarie de la filial de 02 Airwave supuso para el grupo español una plusvalía neta de 1.300 euros. El mes siguiente cerró otra operación: la venta por 2.629 millones de euros del 75% Endemol, la productora del Gran Hermano, a un consorcio formado por Telecinco, división española del grupo italiano Mediaset, y el banco Goldman Sachs.

Compra de Canal+. En 2014 el grupo de telecomunicaciones volvió a mover ficha en el mercado televisivo, al anunciar que adquiría el 56% de las acciones de la plataforma de pago de Canal+ por 706,8 millones de euros al Grupo PRISA (editor de EL PAÍS). El grupo se hizo así con el 100% de ella.