Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Janet Yellen recalca que la subida de tipos tendrá que ser más lenta

"Si el crecimiento flaquea, hay poco margen de actuación", advierte la presidenta de la Fed

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en rueda de prensa el pasado 16 de marzo. REUTERS

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dejó claro este martes que ahora mismo prima la cautela de cara a cualquier subida de los tipos de interés, dentro del proceso hacia normalización monetaria en el que se encuentra la economía estadounidense. La debilidad económica global y los peligros en Estados Unidos (por los bajos precios del petróleo y la fortaleza del dólar) tienen en alerta a la Fed. “Dados los riesgos en las previsiones”, dijo Yellen, es apropiado “proceder cautelosamente” en el ajuste de la política. A raíz de los acontecimiento económicos y financieros globales desde finales de 2015, “el ritmo de incrementos de los tipos se espera más lento ahora”, apuntó.

El precio del dinero subió en diciembre por primera vez en casi 10 años, pero se mueve igualmente en un nivel extraordinariamente bajo (entre el 0,25% y el 0,5%) y ese es uno de los grandes motivos por los que Yellen cree que, lejos de acelerar, ahora mismo la Fed debe andar con tiento. “Esta precaución está especialmente garantizada porque, con la tasa tan baja, la capacidad de usar políticas monetarias convencionales para responder a perturbaciones económicas es asimétrica”, dijo Yellen en una conferencia en el Club Económico de Nueva York.

Si la situación económica se fortalece considerablemente, la institución de Washington siempre puede subir los tipos de interés para embridar cualquier posible exceso, pero al revés no lo tendría tan fácil: “si el crecimiento flaquea o la inflación permanece obstinadamente baja, el comité [el órgano de la Fed que fija los tipos] solo podría proporcionar un modesto grado de estímulos adicionales recortando los tipos de nuevo a cerca de cero”, apuntó.

De esta forma, indirectamente, Yellen excluyó de la ecuación otra posibilidad: los tipos de interés negativos. Es el territorio en el que se han adentrado otros grandes bancos centrales. El europeo rebajó este mes los tipos de interés al 0%, desde el 0,05%, y la facilidad de depósito(el tipo de interés que el BCE aplica a la liquidez que las entidades financieras depositan en el BCE) pasó al -0,40%. Y el el Banco de Japón aprobó en febrero el recorte de su tipo de referencia hasta el -0,1%.

La economía estadounidense es la más solida de las desarrolladas pero su política monetaria también errará si nada excesivamente a contracorriente. La revalorización del dólar frente otras divisas perjudica las exportaciones del país. Además, la baja inflación, aunque muy vinculada al petróleo barato, no da argumentos a la Fed para apresurarse. Yellen refirmó ayer el mensaje de que la subida será muy gradual y Wall Street lo celebró con subidas.

En la última cita para decidir sobre los tipos de interés, hace dos semanas, la Fed dejó el precio del dinero como está y el estado de opinión de los miembros del comité reflejaba que, como máximo, habrían un par de subidas más en lo que queda de 2016. La encuesta interna reflejaba que la primera se daría probablemente en junio y la siguiente en diciembre, pero esta suerte de guión de cada uno de los miembros de la Fed va cambiando en función de las nuevas nubes o claros que se abren sobre el panorama económico. Además, la celebración de las elecciones presidenciales en noviembre impiden movimientos bruscos o de calado por esas fechas.

Yellen también ha llamado la atención la volatilidad de los mercados financieros en los últimos meses. "Si estos riesgos a la baja se materializasen, podrían ralentizar la actividad económica estadounidense, al menos en cierto punto, tanto directamente como a través de los canales de los mercados financieros, ya que los inversores responden demandando mayor rentabilidad para mantener activos de riesgos, lo que provoca un endurecimiento de las condiciones financieras", señaló.

Las previsiones que hacen los miembros del comité de la Fed han bajado: ahora se sitúan en el 0,9% a finales de 2016 y en el 1,9% al finalizar 2017, en ambos casos medio punto por debajo de las media de diciembre. Aun así, algunos expresaron en los últimos días que se dan las condiciones necesarias para otra otra subida, incluso este próximo abril.

Más información