Selecciona Edición
Iniciar sesión

Quién es Álvarez-Pallete, el sustituto de César Alierta en Telefónica

El nuevo presidente lleva 17 años en la compañía y tiene una carrera fulgurante. El propio Alierta le ha guiado en su camino como alto ejecutivo

José María Álvarez-Pallete y César Alierta en una presentación de Telefónica.

José María Álvarez-Pallete (Madrid, 1963) es el sucesor de César Alierta porque el propio presidente de Telefónica así lo decidió hace tiempo. Y por ese camino lo ha guiado. Hoy el relevo a los mandos de la operadora de telefonía se hizo público pero, desde que en 2012 fue nombrado consejero delegado, a Álvarez-Pallete todo le abocaba ya a ese puesto. Estos cuatro años han sido algo así como el esprint final hasta el cargo máximo de una carrera de fondo en Telefónica que comenzó hace 17 años, cuando con solo 35 años este economista de formación aterrizó en la compañía.

Casado, con tres hijos adolescentes, gran aficionado al Real Madrid, de formas exquisitas y hablar muy didáctico en la corta distancia, una visita a su Twitter ya deja claras sus aficiones: en su foto de perfil aparece corriendo el maratón de Nueva York de 2009. Una pasión que comparte con un buen puñado de ejecutivos de primer nivel del mundo empresarial español. Buena parte de los mensajes que comparte son consejos de publicaciones especializadas para runners. También deja traslucir su fascinación por la tecnología y por la innovación. Pero ni el más mínimo rastro de política o de asuntos controvertidos en sus redes sociales.

Ha dicho en un comunicado Alierta que dejaba las riendas en manos de Álvarez-Pallete porque es “el directivo mejor preparado” para la revolución digital a la que se enfrenta Telefónica. Álvarez-Pallete es consciente del reto, ya que defiende que estamos en un momento “sin precedentes en la historia de la humanidad”. Así lo afirmó el pasado verano en una conferencia que pronunció en la escuela de negocios IESE. Recordó que al teléfono fijo le costó 75 años alcanzar los 100 millones de usuarios. Al móvil, 16 años. Y la revolución que viene, advirtió, es todavía muchísimo más rápida: coches, neveras, gafas, ropa... Todo conectado a Internet. Ese es el entorno en el que tiene que guiar a una compañía que ya ha roto todas sus fronteras.

Foto de la cuenta de Twitter de Álvarez-Pallete.

Hace tres años, el ejecutivo participó en una iniciativa que organizó EL PAÍS para acercar a los jóvenes a la empresa. Un estudiante de ingeniería pasó una jornada su lado, observando cómo trabajaba. Al final del día, Álvarez-Pallete se sentó a hacer balance con el joven y le dio algunos consejos. Para triunfar en una empresa, le dijo, lo primero que hace falta es capacidad de aprender. “Yo sigo haciéndolo cada día”, aseguró. Y lo segundo, añadió, saber escuchar. “Cuando eres consejero delegado no puedes dejar de escuchar. Sobre todo a los que te dicen lo que no les gusta. Escucha, analiza y después podrás rectificar si tienen razón ellos. O defender mejor tu posición si no es así”, le recomendó. “Cuando terminé de estudiar, nunca imaginé que acabaría siendo consejero delegado de Telefónica”, admitió.

Quizá no lo imaginaba. Pero se formó a conciencia para llegar arriba. A lo más alto. Es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad Libre de Bruselas. Obtuvo el diploma del International Management Program de IPADE y el de Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid.

Antes de recalar en Telefónica, trabajó en Arthur Young Auditores en 1987 y en Benito & Monjardín/Kidder, Peabody & Co, en 1988. En 1995 fichó por la cementera Cemex, donde llegó a ser director general de administración y finanzas y miembro del consejo de administración de la filial de Asia. Y todo, antes de los 35 años.

Con su llegada a Telefónica, en febrero de 1999, comenzó la carrera de fondo: en apenas siete meses fue nombrado director general de finanzas corporativas. En 2002, presidente ejecutivo de Telefónica Internacional. En julio de 2006 se convirtió en director general de Telefónica Latinoamérica y miembro del consejo de administración. Y, en marzo de 2009, presidente de Telefónica Latinoamérica. En 2011 fue nombrado presidente ejecutivo de Telefónica Europa. Ese mismo año creó Wayra. Es una incubadora de start ups, financiada por Telefónica, para empresas con base tecnológica que necesitan un empujón. El cargo al frente de Europa le duró poco, ya que en 2012 fue nombrado consejero delegado. Solo le quedaba la presidencia. El esprint final.

Más información