Selecciona Edición
Iniciar sesión

El regulador mexicano multa a OHL con 3,6 millones por elevar los costes

La Comisión Bancaria mexicana no halla dolo o fraude en el escándalo de escuchas

Un hombre en las oficinas de OHL en Madrid. REUTERS

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el regulador financiero mexicano, ha impuesto una multa de 71,7 millones de pesos (4,1 millones de dólares; 3,6 millones de euros) a la filial mexicana de la constructora OHL, que lleva casi un año envuelto en un supuesto escándalo de corrupción por haber inflado los costes de una obra que construyó para el Gobierno del Estado de México. El regulador ha concluido en su investigación que la empresa incurrió en algunas faltas administrativas, pero desechó la existencia de “dolo o fraude” contra el sistema financiero mexicano o a otras compañías.

Con esta conclusión el regulador pone punto final a una investigación que abrió en mayo de 2015, después de que una serie de conversaciones telefónicas de altos directivos de OHL México vieran la luz. Las decenas de charlas subidas anónimamente a YouTube revelaron favores a funcionarios del Estado de México, supuestos pagos a jueces e intentos de manipular la justicia local para favorecer a la empresa en un juicio que mantenían con Infraiber, una compañía que mide el tráfico en las carreteras que demandó a OHL por incumplimiento de contrato.

El regulador considera que OHL ha llevado un inadecuado registro de la rentabilidad garantizada. Este fue uno de los puntos centrales desvelados por el escándalo de escuchas. La compañía había informado a sus inversionistas en 2013 que había invertido 46.500 millones de pesos (2.660 millones de dólares) en la construcción del Circuito Exterior Mexiquense, una carretera de 110 kilómetros. El Gobierno Estatal, sin embargo, solo había reconocido un gasto de 24.402 millones (1.400 millones de euros). Un año después, la empresa aumentó los costes a 52.218 millones de pesos (2.990 millones de dólares) por conceptos varios que iban desde el encarecimiento en el futuro de los materiales de construcción y fases de la obra que aún estaban en proyecto.

Los abogados de Infraiber habían denunciado el esquema como el “Enron mexicano”. Consideraban que OHL había ideado un modelo que con el tiempo se haría impagable, ya que reportaba en sus informes ingresos falsos que aún no existían bajo el concepto de rentabilidad garantizada. “La CNBV impuso una sanción administrativa a las emisoras y a personas físicas por dicha infracción”, ha informado la empresa a sus inversionistas este lunes.

El regulador ha obligado a la empresa a desglosar claramente en sus futuros estados financieros la rentabilidad garantizada. Los directivos de las emisoras de OHL, que son Organización de Proyectos de Infraestructura y Concesionaria Mexiquense han sido multados con diez millones de pesos (511.000 euros)