Selecciona Edición
Iniciar sesión

Acciona, ACS, FCC y Ferrovial competirán por el AVE entre Londres y Birmingham

Todas las grandes constructoras mundiales buscan hacerse con obras en un proyecto de hasta 15.000 millones

Un tren Eurostar en la estación de ferrocarril de St. Pancras en Londres EFE

Acciona, FCC, Ferrovial y ACS lideran cuatro de los nueve consorcios que Reino Unido ha seleccionado para que compitan por obras de construcción de la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) que unirá Londres y Birmingham, un proyecto presupuestado en entre 7.100 y 11.800 millones de libras (entre unos 9.000 y 15.000 millones de euros).

Cada uno de los nueve grupos podrá pujar por entre uno y cuatro tramos del total de siete en que se divide la construcción de esta línea, de 225 kilómetros de longitud y que constituye la primera fase del proyecto de AVE que unirá la capital británica con Manchester.

Los primeros trabajos, estimados en unos 900 millones de libras (unos 1.140 millones de euros), está previsto que se contraten en 2017, para que las obras empiecen un año después, según informa la HS2, la compañía británica pública promotora del proyecto.

Los cuatro grupos españoles se han aliado con firmas locales para intentar hacerse con trabajos de este AVE, con los que Ferrovial, ACS y FCC reforzarían la presencia con que cuentan en el país, mientras que para Acciona supondría desembarcar en este mercado con su negocio constructor.

En concreto, el grupo que preside José Manuel Entrecanales se ha asociado con la local John Sisk & Son para pujar por obras de este proyecto, mientras que Ferrovial lo ha hecho con las también constructoras británicas Morgan Sindall y BAM Nuttal. De su lado, FCC se ha aliado con la británica Laing O'Rourke, mientras que ACS pujará por otras mediante un consorcio en el que participan sus filiales Dragados y Hochtief y que completa la local Galliford Try.

Puja de grandes constructoras

Estos cuatro consorcios con sello español tendrán a su vez que competir con otros cinco grupos internacionales, entre los que figuran el resto de las principales constructoras del mundo. Así, la estadounidense Bechtel compite en solitario, mientras que la francesa Bouygues lidera uno de los consorcios. Otros dos grupos están integrados por sendas alianzas anglofrancesas, uno por la compuesta por Balfour Beatty y Vinci, y otro por Carillion y Eiffage. El quinto consorcio internacional está integrado por la asociación entre la sueca Skanska y la austriaca Stragbag.

Todos los consorcios han manifestado su intención de competir por cuatro de los siete tramos de la línea, el máximo permitido por el proceso de concurso público, con la excepción de Bechtel y Acciona, que pujarán por uno, según la publicación británica Construction Enquirer. De su lado, la H20 destacó en un comunicado que los grupos que demuestren los "mejores resultados en términos de precio y eficiencia" en la construcción de esta primera fase serán invitados a pujar en la siguiente fase del proyecto, prevista para la próxima década.

Por el momento, la firma promotora estima que la construcción del AVE entre Londres y Birmingham generará la creación de unos 14.600 puestos de trabajo. Las constructoras españolas, además de su experiencia en la construcción de la red AVE de España, pueden aportar también la acumulada en la ejecución del Crossrail, la red ferroviaria subterránea de Londres, en la que muchas de ellas han participado.

Más información