Al Yazira despedirá a 500 trabajadores, el 12% de su plantilla

La mayor parte de los despidos en el grupo de televisión afectarán a trabajadores de sus oficinas centrales, en Doha

Imagen de la redacción central de Al Jazira, en Doha. REUTERS

La cadena de televisión catarí Al Yazira ha anunciado este domingo que despedirá alrededor de 500 empleados, algo más del 12% de su plantilla, por las estrecheces financieras a las que está sometido el país del Golfo por el desplome de los precios internacionales de la energía. La mayor parte de los despidos afectan a trabajadores de sus oficinas centrales, en la capital, Doha. Al Yazira está controlada por la familia real catarí.

El director general del conglomerado mediático, Mostefa Souag, remarca que la empresa ha tenido que acometer los despidos para mantener su posición en el sector, en línea con los "enormes" cambios que sacuden el proyecto en el panorama mediático mundial. Fundada hace dos décadas como parte de Qatar de transformar su poderío económico en influencia política, Al Yazira se ha convertido en una referencia mediática en el mundo árabe. Sin embargo, Doha ha rebajado su perfil exterior desde la llegada al poder en 2013 del emir Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani. En lo económico, este dirigente ha apostado por la austeridad para hacer frente al desplome de los ingresos públicos por el abaratamiento del crudo y del gas, de los que Qatar es exportador neto. La principal fuente de financiación de Al Yazira son las arcas públicas del emirato.

Más allá de las dificultades económicas que empieza a sufrir Qatar, la empresa se ha visto afectada por el surgimiento de una creciente competencia en el Golfo y por las críticas de algunos Gobiernos a su amplia cobertura de los movimientos islamistas, sobre todo en Siria y en Libia.

En enero, Al Yazira anunció el cierre de su canal de noticias en Estados Unidos menos de tres años después de que comenzasen sus emisiones. En aquel momento, la compañía se escudó en los crecientes desafíos económicos a los que se enfrenta el sector en aquel país.

Al Yazira es el último ente financiado por el Estado catarí que opta por los despidos para aligerar su estructura de costes. El año pasado, las reestructuraciones de plantilla se centraron en el sector energético y hace menos de tres meses Hamad Medical Corporation, el principal proveedor de servicios médicos del emirato, recortó su plantilla en centenares de empleados.