Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Empleo incumple el plazo para desarrollar la reforma de formación

El pasado 11 de marzo tenían que entrar en vigor los reglamentos que regularizan la norma

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez EFE

Los reglamentos que desarrollan la reforma de formación profesional de parados y ocupados deberían haber visto la luz, como muy tarde, el pasado 11 de marzo. Ese día vencía el plazo de seis meses que la ley aprobada en septiembre pasado daba para que “el Gobierno dictara […], las disposiciones que sean precisas para el desarrollo y ejecución” de la norma, según figura en la disposición adicional novena del texto legal. Pero todavía no ha sido así.

Fuentes oficiales del Ministerio de Empleo, responsable de la competencia, admiten que “se ha retrasado”. No obstante, lo achacan a la actual situación política. Explican en el departamento que dirige Fátima Báñez que los reglamentos que desarrollan la reforma de la formación no son disposiciones urgentes y que, por tanto, no pueden ver la luz con un Gobierno en funciones.

A pesar de esta explicación, la semana pasada el propio grupo Popular en el Congreso presentó una proposición no de ley, recogida por Europa Press, en que pide que la Cámara manifieste “la necesidad de seguir priorizando los desarrollos reglamentario y el dictado de las disposiciones” necesarias.

Además, la nueva norma sobre formación realmente entró en vigor antes de septiembre. Lo hizo en marzo, tras muchos meses de negociación con los sindicatos y los empresarios, meses que estuvieron salpicados por los constantes escándalos sobre el uso de los fondos de formación que todavía colean en los juzgados. Este, la corrupción y falta de transparencia del sistema, fue uno de los argumentos que esgrimidos por el Gobierno para sacar adelante la reforma. Entonces vio la luz por vía de urgencia a través de un real decreto que luego se tramitó como proyecto de ley. Y ya en ese texto hay una disposición adicional, la sexta, que da un plazo de seis meses para desarrollar los reglamentos preceptivos.

No es este el único punto del nuevo sistema de formación que se está encontrando obstáculos que retrasan su desarrollo. También los hay en las convocatorias estatales para ocupados de 2015. Por el momento solo han salido las destinadas a jóvenes, pero no el resto. Esto hace que de los 188 millones que figuraban en los presupuestos de 2015 para este concepto, por el momento solo se haya comprometido el gasto de 43 millones, según figura en la ejecución presupuestaria del Servicio Público de Empleo de todo 2015.

Sobre este punto, en el Ministerio que dirige Fátima Báñez se apunta que estas convocatorias pendientes pronto verán la luz. Y señalan que otro de los puntos pendientes de la reforma de la formación, la transformación de la Fundación Tripartita en las que estaban presentes Gobierno central, sindicatos y patronales a una fundación estatal en la que además estén presentes también las comunidades autónomas ya se ha hecho, al menos, en lo que toca a la redacción de los estatutos. No obstante, todavía falta que las administraciones autonómicas designen a sus representantes en este nuevo órgano.