Starbucks donará en EE UU a bancos de alimentos la comida que no venda

La cadena de cafeterías elabora un proyecto de ayuda alimentaria, siguiendo las prácticas de otros competidores

Una cafetería de Starbucks en Nueva York AP

La cadena de cafeterías Starbucks, en una iniciativa impulsada por sus empleados informó esta semana de que donará toda la comida que no venda a lo largo del día a una asociación sin ánimo de lucro, la Feeding America, que asiste a personas indigentes de Estados Unidos a través de bancos de alimentos. La iniciativa, según ha revelado la compañía liderada por Howard Schultz, tendrá lugar de momento solo en los 7.600 establecimientos del grupo en Estados Unidos. Un país donde hay otras firmas, como Chipotle, Cheesecake Factory, Yum! Brands, KFC, Taco Bell, Darden's y Olive Garden, que ya donan sus productos que quedan sin vender a entidades y asociaciones benéficas.

“Nadie debería irse a la cama con hambre”, dijo Teva Sakima, una empleada de Starbucks que impulsó la iniciativa Starbucks FoodShare, el programa de la cadena para donar el 100% de sus productos que no se venden a bancos de alimentos, según declaró a CNN. Hasta ahora el grupo solo donaba los dulces que quedaban sin vender en sus bares y cafeterías, pero a partir de este momento añadirá también los sándwiches y los envases de ensaladas que vende en sus establecimientos.

“Fiel a su misión”, explica el grupo en su comunicado publicado el miércoles. Starbucks ha inaugurado este programa tras haber verificado que la comida que se donará llegará en las condiciones fitosanitarias adecuadas. Y asegura que seguirá investigando para garantizar más seguridad.

Según Feeding America, en Estados Unidos hay casi 50 millones de personas que sufren malnutrición o falta de comida, mientras que la tasa de comida desperdiciada es muy elevada. Entre un 30% y 40% de comida fresca acaba en la basura, según datos Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés). Howard Schultz, director ejecutivo de Starbucks, admitió a la prensa estadounidense estar sensibilizado con “los asuntos sociales de nuestro tiempo”, incluyendo entre ellos la “mucha gente en Estados Unidos que no tiene qué comer”.

La iniciativa de la cadena de cafeterías se suma a otros proyectos similares de compañías del sector de la alimentación, como Chipotle, Cheesecake Factory, Yum! Brands, KFC, Taco Bell, Darden's y Olive Garden. También la británica Tesco ha anunciado una iniciativa parecida con respecto a los productos de supermercado que queden sin vender. Mientras que en Francia el Gobierno está a punto de promulgar la ley para obligar a los supermercados, restaurantes y bistrot a donar la comida que no se haya vendido a entidades benéficas para paliar la lacra de la desnutrición.