Selecciona Edición
Iniciar sesión

Volkswagen llama a reparación a un millón de coches por fallos técnicos

El VW Tuareg y el Porsche Cayenne deberán ser revisados tras detectarse fallos en el sistema de pedales

Cadena de montaje del modelo Porsche Cayenne en la planta de Leipzig. AFP

Las malas noticias se acumulan para el grupo Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles de Europa. Después del escarnio público por el escándalo de sus motores trucados para engañar sobre las emisiones contaminantes, la compañía alemana admite ahora que un millón de sus coches, ya en circulación, tienen fallos técnicos. El miércoles llamó a revisión 177.000 automóviles del modelo Passat por un problema técnico. Y el jueves, a cerca de 800.000 todoterrenos de alta gama Touareg y Cayenne, que fabrica su filial Porsche, por un problema en los pedales. Todos deberán someterse a reparaciones.

El grupo anunció el miércoles que 177.000 vehículos del modelo Passat, fabricados entre los años 2014 y 2015 debían ser retirados de la circulación a causa de problemas en el sistema eléctrico. El llamamiento ya puso en tela de juicio la calidad de los coches que fabrica en los últimos años Volkswagen. Pero lo peor aún estaba por llegar. 24 horas después, el jueves, el grupo, que tiene su sede en Wolfsburg, anunció que también tenía que llamar a revisión por problemas en el sistema de pedales a 391.000 unidades del modelo Touareg y a otros 409.477 todoterrenos Cayenne, ambos de Porsche, en todo el mundo.

En cifras redondas: casi un millón de coches deberá pasar por el taller por fallos técnicos. La llamada a revisión afecta a todas las versiones de los modelos que abandonaron la cadena de montaje entre 2011 y 2016 y que fueron vendidos en todo el mundo.

Orgullo vapuleado

Todos los propietarios de los modelos afectados por los fallos, serán contactados por los concesionarios que les vendieron los coches. La excepcional medida, por el elevado número, deja en entredicho, de nuevo la calidad de la marca Made in Germany, un orgullo nacional vapuleado ya por el fraude que la marca cometió en los controles de emisiones contaminantes, que afecta a millones de coches.

Según Porsche, el motivo del llamamiento obedece a que en algunos coches el pedal de freno podría estar desplazado. La reparación, según la firma, solo llevará 30 minutos, y se trata de una revisión voluntaria que se ha implementado como medida de precaución. Volkswagen, por su parte, señaló que había detectado en los modelos Touareg, un problema de seguridad en el pedal de embrague. El problema, según el breve comunicado de la marca, fue detectado en una operación de control de rutina y ya ha sido corregido para los modelos que están siendo montados.

En los últimos meses se han sucedido los anuncios de problemas técnicos en el grupo. Unos 25.000 vehículos de la marca Skoda (la filial checa) del modelo Superb fueron señalados para someterse a una revisión técnica a causa de problemas en el sistema electrónico. El pasado febrero, se vio obligado a anunciar que 680.000 vehículos en EE UU debían someterse a una revisión para cambiar los airbags, que habían sido fabricados por la firma japonesa Takata y presentaban defectos. Y a esto se suman las reparaciones pendientes por el escándalo de las emisiones contaminantes, que alcanzan a casi 11 millones de coches que también tendrán que pasar por el taller.