Selecciona Edición
Iniciar sesión

Iberdrola cierra su mayor central eléctrica en el mundo

La central térmica de Longannet abastecía a la cuarta parte de los hogares escoceses

Central térmica de Longannet, en Escocia.

Iberdrola cerró a las 16.00 horas de este jueves (hora española) la central térmica de carbón Longannet, ubicada en Escocia, que, con 2.400 megavatios de potencia, era la mayor instalación de la eléctrica española en el mundo. La histórica central ha abastecido durante 46 años a la cuarta parte de los hogares escoceses, cerca de dos millones, pero el alto coste del transporte hacia otros lugares de Inglaterra y los impuestos medioambientales por las emisiones han motivado su clausura.

El cierre se produce en medio de una fuerte polémica en el Reino Unido por la garantía del suministro eléctrico en la isla tras el anuncio de la secretaria de Energía británica, Amber Rudd, el pasado mes de noviembre del cierre de la docena de centrales eléctricas que aún funcionan con carbón en el país para el año 2025. La clausura acelerada de centrales térmicas de compañías como Scottish & Southern Energy (SSE) o RWE no se ha visto compensada por la capacidad de las nuevas centrales en construcción de energías renovables.

Para ScottishPower, la filial de Iberdrola en Reino Unido, el cierre de Longannet representa el fin de una era y el avance en la apuesta por un sistema energético más limpio. “Longannet ha contribuido más electricidad para la red nacional que cualquier otra central eléctrica en la historia de Escocia, y es un día triste para todos en ScottishPower. El equipo altamente cualificado en Longannet han trabajado duro en circunstancias difíciles en los últimos 6 meses para asegurar que la estación siguió operando en un nivel alto durante el invierno”, dijo Hugh Finlay, director de generación de ScottishPower, a través de un comunicado.

Impacto para la zona

Un total de 236 puestos de trabajo directos y unos 1.000 indirectos pueden verse afectados por la decisión de la empresa española, aunque Scottish Power ha señalado que está trabajando estrechamente con los sindicatos, consejos locales y el gobierno escocés para evaluar y gestionar el impacto del cierre de Longannet. Entre las medidas que va a ofrecer la empresa, se encuentran paquetes de jubilación y recolocaciones en otras áreas de la compañía. Alrededor de 45 miembros del equipo permanecerán en la estación hasta el final de diciembre para completar los trabajos de la clausura.

La central eléctrica de Longannet fue la tercera mayor planta térmica de carbón en Europa, y la segunda más grande en el Reino Unido. La estación utiliza carbón procedente de todo el mundo, incluyendo el de las dos minas a cielo abierto que aún perviven en Escocia. Anualmente, requiere aproximadamente cuatro millones de toneladas de carbón, y desde que se abrió en 1972 ha consumido más de 177 millones de toneladas de carbón, 2,7 millones de toneladas de fuel oil pesado, 0,5 millones de toneladas de biomasa y otros combustibles, y 2,4 millones de metros cúbicos de gas natural.

No se han tomado decisiones sobre el futuro del emplazamiento, de 89 hectáreas, pero ScottishPower espera para delinear sus planes antes de que finalice el año.

ScottishPower ha anunciado recientemente grandes planes de inversión para los próximos cinco años, con 1.300 millones de libras (1.650 millones de euros) de inversiones de media cada año hasta 2020.

Durante 2016, ScottishPower continuará la creación en conexión submarina entre Ayrshire y el Wirral, con una inversión de 500 millones de libras, y seis nuevos parques eólicos, con inversión de más de 650 millones de libras, así como la renovación de la red de transporte (cables, líneas eléctricas y subestaciones).

Con el cierre de esta instalación, Iberdrola reduce al 2 % el peso de la generación de carbón de la compañía, que se limita así a dos centrales, las de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), que suman una potencia instalada de 874 MW.