Obras del Canal

La ampliación del Canal de Panamá se inaugurará el 26 de junio

La máxima autoridad de la infraestructura toma la decisión después de haber realizado las pruebas

Una de las nuevas esclusas de la ampliación del Canal de Panamá el pasado 21 de marzo de 2016 EFE

El próximo 26 de junio se inaugurará finalmente la ampliación del Canal de Panamá, según ha anunciado el administrador de la infraestructura, Jorge Quijano."Después de haber pasado unas pruebas críticas este fin de semana, hemos llegado a la conclusión de que la fecha de inauguración es el 26 de junio de este año", ha declarado el primer responsable de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Esta nueva fecha supone un nuevo retraso en la previsión anunciada por las autoridades del país centromericano a comienzos de año. En enero apuntaron que la inauguración sería "alrededor de mayo de 2016", en palabras del presidente, Juan Carlos Varela. 

El propio presidente de Panamá, una vez conocida la fecha, ha anunciado que "a partir de este momento, se activa un protocolo" para el acto de inauguración y que ya se están enviando invitaciones a dignatarios de los países de América y de los países usuarios de la vía interoceánica. Varela y Quijano han hecho estos dos anuncios este miércoles en la inauguración del Centro de Capacitación de Maniobras de Buques a Escala, construido para adiestrar a personal del Canal en relación con la entrada en servicio de la ampliación.

Esto no quiere decir que el Canal vaya a comenzar a funcionar justo después de la inauguración, ya que en diciembre pasado, Quijano aseguró que la ampliación entraría en operaciones en una fecha posterior a la inauguración oficial de la ampliación. Según dijo, tras comprobarse el funcionamiento de las nuevas esclusas, se escogería "la fecha de inauguración y posterior a eso, muy pegado a esa fecha de inauguración, sería la fecha de entrada comercial", todo siempre "dentro del segundo trimestre de 2016", dijo entonces Quijano.

El proyecto de ampliación, iniciado en 2007 con un presupuesto global inicial de 5.250 millones de dólares, debía haber estado listo en octubre de 2014. Huelgas y el conflicto entre la ACP y el consorcio constructor, encabezado por la española Sacyr, acabaron retrasando la inauguración.