La Reserva Federal ‘bendice’ la filial de banca comercial de Goldman Sachs

Goldman Sachs Bank USA competirá fuera del sector de la inversión con pequeños préstamos electrónico a consumidores y empresas

Sede de Goldman Sachs en el bajo Manhattan AFP

Goldman Sachs Bank USA, la filial del banco de inversión más importante de Wall Street, acaba de recibir la autorización de la Reserva Federal para adquirir la cartera de depósitos en línea del conglomerado General Electric. Esto, en la práctica, significa que el grupo financiero que dirige Lloyd Blankfein emerge oficialmente como un nuevo competidor para la banca comercial, al poder ofrecer pequeños préstamos por Internet a consumidores y pymes.

La operación de compra a GE, valorada en 17.000 millones de dólares (15.200 millones de euros), le aporta los fondos que necesita para empezar a dar dimensión a este negocio emergente con el que quiere mostrarse también como el banco amigo de Main Street. El proceso de mutación empezó hace un año, cuando fichó a Harit Talmar de Discover Financial Services. Entonces los activos que tenía a mano para prestar a consumidores y empresas no llegaban a los mil millones, una cantidad insignificante.

El proceso de desmembramiento de General Electric —que se está desprendiendo de su división financiera para concentrarse en el negocio industrial y de salud— le sirvió en bandeja al banco de Wall Street la oportunidad para crecer. No es solo que Goldman Sachs Bank USA asuma la mayoría de los activos tangibles de GE Capital Bank. Además se hace con la tecnología que le permitirá gestionar la plataforma de depósitos.

Goldman Sachs ya tuvo que constituirse como grupo bancario para poder acceder a los mecanismos de emergencia que estableció la Fed tras el derrumbe de Lehman Brothers. Ahora, al no tener que soportar los costes operativos de las sucursales físicas (porque todo se hace por vía electrónica) el banco podrá ofrecer los préstamos a precios más competitivos que sus rivales. Su modelo se parece, por tanto, más al de compañía como Lending Club y On Deck.

El grupo financiero neoyorquino cuenta en la actualidad con activos por valor de 859.900 millones de dólares (767.400 millones de euros), lo que le coloca con la quinta entidad más importante de Estados Unidos por detrás de JPMorgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo. Si lo que se toma como referencia es el dinero que tiene en depósitos, se encuentra entre las 17 más grandes del sistema. Antes de que se autorizara la operación con GE, ocupaba el puesto 21 por depósitos.

La creación del Goldman Sacks Bank USA entra en la lógica de diversificar el negocio que siguió a la crisis financiera. Pero aunque la entidad se adentra en un nuevo territorio para potenciar sus ingresos, la gran mayoría de su cifra de negocio y beneficios le llegará todavía por las actividades de gestión de activos de las grandes fortunas, la asesoría a las empresas en proceso de expansión, la negociación de deuda y las operaciones con renta variable.