La pensión media en España roza los 900 euros en marzo

El importe de todas las prestaciones asciende a 8.427 millones, casi un 3% más que el año anterior

Un grupo de pensionistas de Olmeda de la Cuesta (Cuenca). EFE

El gasto en pensiones continúa su escalada. Lento pero inexorable el desembolso crece mes tras mes. En marzo, la factura total ha llegado a 8.427,9 millones de euros, un 2,99% más que en el mismo mes del año anterior. Este aumento resulta de la suma dos factores básicos: el incremento del número de prestaciones contributivas que tiene que pagar la Seguridad Social, 9.371.760; y el de la pensión media que ya asciende a 899,29 euros, según los datos divulgados por el Ministerio de Empleo.

El ritmo de aumento de la nómina de pensiones se ha acelerado ligeramente en los últimos dos meses. En enero pasado marcó su mínimo histórico, la factura mensual total apenas creció un 2,69%. Sin embargo, en febrero y marzo ha repuntado hasta llegar a ese 2,99%. A pesar de este incremento, el porcentaje sigue anclado en torno al 3%, donde ha estado en 2014 y 2015, una vez las sucesivas reformas que buscaban ajustar el gasto han ido teniendo impacto.

Esta subida se explica, en su mayor parte, por el aumento de la pensión media, que al subir un 1,87% respecto al año anterior se quedó rozando los 900 euros. Este aumento no se debe a la revalorización anual aplicada a comienzos de año, ya que esa subida fue de apenas el 0,25%. El resto, la mayor parte, llega porque los nuevos pensionistas tienen mejores carreras de cotización que los que fallecen y, por tanto, tienen derecho a percibir prestaciones más altas.

Altas y bajas de pensiones

Un ejemplo de este fenómeno, que los conocedores del sistema de pensiones llaman efecto sustitución, se puede observar en enero, el último mes con ambos datos (altas y bajas) disponible. En él, la pensión media de los nuevos pensionistas ascendió a 1.087 euros al mes. Las bajas, en cambio, se quedaron en 827,18 euros.

Hay que tener en cuenta que esa cantidad de 899,29 euros es una media que encubre pensiones desiguales -la pensión contributiva mínima que no llega a 400 euros y la máxima, casi 2.600 euros-. Esto también puede verse en las diferentes clases de pensiones que hay. Las mayores son las de jubilación, que llegan a 1.037,36 euros, y también son las que crecen a mayor ritmo (2,12%). Al otro lado, en el de las más bajas están las de orfandad (373,4 euros al mes). Entre ambos extemos están las de incapacidad permanente (928,29 euros), las de viudedad (635,75 euros) y las llamadas favor de familiares (523,86 euros). 

La otra pata que explica el incremento de las pensiones es el envejecimiento de la sociedad y, en consecuencia, el incremento de beneficiaciones de este tipo de prestaciones contributivas. Las 9.371.760 que se han pagado en marzo suponen un aumento del 1,09%. De nuevo, aquí las pensiones de jubilación suben más rápido que las otras, al 1,53%. Solo les superan las de Favor de Familiares (1,95%), sin embargo, su número es tan pequeño, que su incidencia en el conjunto es escasa.

La evolución del gasto en pensiones contributivas está en consonancia durante los tres primeros meses de este año con los presupuestos de 2016, según las nóminas conocidas hasta ahora. Esto, a falta de saber cómo evoluciona la otra cara de la moneda (todavía no se conocen los resumenes de ejecución presupuestaria de los primeros meses del año) hace prever lo que se pronostica desde foros como la autoridad fiscal: la Seguridad Social volverá a cerrar el ejercicio en números rojos. De ahí, que el Ejecutivo planteara en los presupuestos una reforma de pensiones para allegar más fondos al instituto previsor procedentes de impuestos. Sin embargo, la falta de Gobierno está demorando esa reforma.